miércoles, 30 de julio de 2008

PRIMERA VOZ

Gerardo Mapel es un articulista que escribe una columna que se llama "Lectura Prohibida" en Xico, y que en la última edición, trata el tema de la xiqueñada.
El trabajo del compañero Mapel sin duda logra retratar de forma magistral los excesos que se promueven en esta fiesta, que aunque por una parte retrata parte de la idiosincracia y cultura tradicionalista de la gente, por la otra denigra enormemente el verdadero sentido de la expresión cultural, y ya no digamos de la religiosa.
Cabe aclarar que a La Voz de la Región, se le ha comentado por católicos muy respetados, como el cronista de la ciudad, Amado Manuel Izaguirre Virués, precisamente lo que denuncia Gerardo Mapel: que muchos ocupan la xiqueñada para aprovecharse a realizar cualquier clase de excesos.
Amado Manuel, días antes de esta edición de la xiqueñada, platicó con nosotros sobre la idea de muchos xiqueños de sacar el recorrido de los toros del centro de la ciudad.
También expuso el excesivo consumo de alcohol, vino, licor o como se le llame, defendiendo que de los borrachos que se registran durante la fiesta, son contados los que ingirieron "mora", "verde" o "toritos"; en sí, el alcohol llega vía los mismos consumidores que lo compran en otras partes y llegan a ingerirlo ahí.
También, el mismo Amado Manuel, expresó su rechazo a que los "cencerreros" se disfracen de payasos y travestis, además de que ridiculicen a los adultos mayores; para el cronista de la Ciudad, eso, no es Xico, y mucho menos, la xiqueñada.
Así, que vaya desde aquí un reconocimiento a Gerardo Mapel.

No hay comentarios: