viernes, 15 de agosto de 2008

PRIMERA VOZ

La cadena perpetua a responsables de los delitos de homicidio calificado y secuestro, ya es una realidad en Veracruz, luego de que esta semana, el Congreso local aprobara esa propuesta de parte de Felipe Calderón; sólo que no es el sentir social que los asesinos y secuestradores, sean mantenidos de por vida, por quienes trabajamos a diario y nos tenemos que enfrentar además de la inseguridad, a la paga de impuestos por todo: por tener casa, por tener coche, por la gasolina, por ser empleado, por ser empresario, por ser comerciante y por ser compradores, ya que en cada compra tenemos que pagar, además del costo de nuestro producto, el IVA.
Vaya, ahora resulta que a quien nos mate o secuestre - o ambas cosas - todavía después, si es que la policía lo detiene y logra meterlo en la cárcel, y además un juez no lo deja ir libre "por falta de elementos suficientes", aún lo deberemos proveer de alimento, techo, y las más mínimas necesidades básicas que se deben ofrecer, por derecho, a los reos.
Ciertamente nuestra justicia es tan falaz, ineficaz y corrupta, que el hablar de imponer la pena de muerte, podría provocar que de cada dos, uno pudiera ser inocente.
Por eso, muchos no estamos por esa pena.
Pero...
Si les van a dar cadena perpetua a los asesinos y secuestradores, que sean sometidos a trabajos forzados, como en los Estados Unidos, en donde muchos reos considerados peligrosos, son llevados a minas: de metales, de carbón, de sal, en donde terminan sus días, trabajando.
En suma, los hacen pagar sus culpas, pero no son una carga más para los contribuyentes, sino que parte de la pena consiste en que ellos mismos se paguen sus propias cuentas.
Ojalá los avances legislativos, que pretenden alcanzar el nivel de primer mundo - que además, México lo merece- consideren que un secuestrador y un asesino, debe permanecer en prisión para siempre, sí, pero además, deberá proveerse por sí mismo, sus necesidades básicas y personales.

No hay comentarios: