lunes, 13 de octubre de 2008

editorial 13 de oct

EDITORIAL
El descrédito de parte de la sociedad a las instituciones, las tienen en muchas ocasiones los representantes de las mismas, por ejemplo, en el caso de la Secretaría de Educación de Veracruz y algunos de los sindicatos que en ella se pelean las plazas y las prebendas.

El caso del director de la escuela de Bachilleres "Joaquín Ramírez Cabañas" de Coatepec, Martín López Mavil, es un caso que para ninguna de las partes en conflicto, debió haberse alargado tanto; de hecho, las 4 profesoras denunciantes de acoso y abuso erótico en su contra, iniciaron su peregrinar -justo o no, eso lo decidirá la juez que lleva el caso- en la instancia conciliatoria, cuando presentaron la queja ante Denisse Uscanga, responsable de Bachilleratos en Veracruz, obviamente dependencia de la SEV. Pero esta funcionaria les dijo que el asunto no era de su competencia.

Es entonces cuando ellas recurren a la autoridad judicial y desencadena la confrontación que ya invadió las esferas sindicales, de tal forma que ahora el pleito se lleva en dos frentes: el jurídico y el de ver de qué sindicato salen más correas.

Por si fuera poco, el titular de la SEV Víctor Arredondo, en lugar de disponer de inmediato el cese de este profesor -sea culpable o no- guardando la imagen de integridad, seriedad y honorabilidad que debe caracterizar a todo docente, y más tratándose de un director, simplemente anunció que "lo vamos a cambiar, por el escándalo que se hizo".

Y el colmo: en días recientes, Denisse Uscanga, aquella que se dignó despachar sin atención a las denunciantes - cuya denuncia puede o no prosperar- ahora sí las quiere atender, oír, y conciliar entre ellas y el denunciado.

Por esta y otras razones, la sociedad pierde confianza en las instituciones.

No hay comentarios: