domingo, 19 de octubre de 2008

PLANA MAYOR

Edición 44ª
• El retorno alegre de Salvador a la PGJE
• Convergencia va por la cabeza de Rodolfo
• Diputados mezquinos con los pobres: Gudiño
• Hummer elbista todavía no llega a la 32 del SNTE

Gaudencio García Rivera

“Cómo te atreves/a gritarme mis errores/Si tú ha hecho cosas peores/No eres tú mejor que yo/Con qué derecho juzgas todo lo que he hecho/Si tú sembraste en mi pecho”.

La campaña mediática que orquestaron los adversarios y malquerientes del procurador general de Justicia Salvador Mikel Rivera-el chirinista que nunca ha renegado su relación con su ex jefe, como sucede con otro encumbrado ex chirinista que se cambió de partido y que le gusta darse baños de pureza política-, para que no retornará a ocupar su cargo, tras haber sido sometido a una intervención quirúrgica que lo tuvo postrado por más de una semana, se quedaron con las ganas de perfilar a uno de sus protegidos en la fiscalía.

Justo en el momento que Salvador le estaba agarrando el pulso a la Procuraduría General de Justicia, le tomó por sorpresa una “peritonitis” que no estaba en el menú de la tarea que está cumpliendo con todo el entusiasmo y pasión del mundo, al grado que su jefe, el gurú de Veracruz, decidió correr la semana para inaugurar finalmente este viernes las nuevas y dignas instalaciones de la sede oficial de la Fiscalía, que quedaron como de primer mundo, con una tecnología de punta para la Unidad Especial para combatir la delincuencia organizada que busca enseñorearse en Veracruz.

Pero una vez que ya pasó el susto de una inflamación al tejido que recubre la pared abdominal –resultado de una ascitis que es una acumulación de liquido en la cavidad peritoneal- y que el propio político de Nopaltepec lo ratificó públicamente de su cargo para contrarrestar las especulaciones y rumores perversos que nunca faltan cuando alguien sale abruptamente del escenario político, Salvador deberá examinar la bitácora para ir deshogando los pendientes que se fueron acumulando y completar la tarea que motivo el cambio de oficinas de Nicolás Bravo a la avenida del Arco Sur, donde hasta la semana pasada no había líneas de Internet.

Esto provocó, por ejemplo, que todos los casos legales que se generaron en las agencias del Ministerio Público no pudieran resueltos con la eficiencia acostumbrada y que los quejosos o víctimas de casos recurrentes de accidentes o lesiones tuvieran que esperar más tiempo de lo que suele tardar una resolución del Ministerio Público. Salvador, una vez ya repuesto de salud, debe destrabar los expedientes que se encuentran engavetados para que la aplicación de la justicia camine con prontitud y eficiencia que reclama la sociedad veracruzana.

No es un favor ni una canonjía que los servidores públicos de la Procuraduría General de Justicia destierren el engorroso círculo burocrático—kafkiano para más señas-al que se enfrenta la sociedad, pues son evidentes algunos casos de la pésima atención de los agentes investigadores del Ministerio Público, o las secretarías de los departamentos de la Fiscalía del estado. Hace falta humanizar al personal desde la cúpula hasta base de la pirámide. Ojalá este nuevo cambio de instalaciones de la PGJE concatene una nueva mentalidad de la clase burocrática para que la sociedad se sienta satisfecha del espíritu eficiente y de trabajo de los servidores públicos, que desarrolla el Ejecutivo estatal.

La sociedad se encuentra en el hartazgo lúgubre de la retórica populista y de los triunfalismos arrogantes, porque reclama un nuevo sistema de justicia cercano al ciudadano común. Pero ojalá que “este nuevo edificio, marque el principio de una etapa de cambios en la procuración de justicia (sic)” y que “el año entrante” de resultados alentadores este nuevo modelo. Hay procurador para terminar el sexenio fidelista.

“Ya mis canciones no son alegres/ya mis canciones/tristeza son/ya me encontré el sentimiento/ya me encontré la decepción”.

Los partidos de oposición representados en la LXI Legislatura local no cejan en su empeño por invalidar la prorroga que aprobó la bancada mayoritaria del PRI para que los consejeros electorales del Instituto Electoral Veracruzano (IEV) permanezcan un tiempo más hasta que se debata y se apruebe a finales de este año las nuevas reformas al Código Electoral del estado.

La oposición se ha enfrascado en un duelo epistolar con los diputados priistas, porque ve con desaliento y desdoro que la prorroga concedida a los consejeros electorales-oficialmente su cargo termina este 20 de octubre y en teoría se debió haber elegido a los nuevos consejeros, incluyendo a la presidente Carolina Viveros García y Rodolfo González García-el ahijado político del Ejecutivo estatal-, intentan reelegirse de sus cargos aprovechando la rendija legal que aprobó unilateralmente la mayoría priista de la Legislatura local.

Ahora va ir con todo el andamiaje legal la oposición, principalmente el Partido Convergencia-que desde un principio cuestionó la llegada desaseada de Rodolfo González, ex consejero electoral a la Secretaría Ejecutiva del árbitro electoral, por no haber renunciado 90 días antes de treparse al segundo cargo-, que se le presto la oportunidad de oro para interponer un recurso de “inconstitucionalidad” ante la Sala Electoral del Poder Judicial Federal y ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para anular la prorroga de los consejeros electorales y el nombramiento “espurio” de González a la Secretaría Ejecutiva.

Todos los diputados de oposición, con la excepción del legislador independiente y tránsfuga del PAN, Renato Tronco Gómez-el presunto homicida de quien fuera su regidor en la comuna de Las Choapas cuando él fungía como alcalde-están de acuerdo para llevar a la hoguera jurídica la reciente adición y mini reforma electoral que efectuaron sus pares del PRI para dar pie a una reelección de consejeros electorales y con la cual pone en entredicho al árbitro electoral, con un Código Electoral ad doc a la clase política gobernante.

De por sí el Instituto Electoral Veracruzano no goza de una buena reputación, porque en las elecciones pasadas de 2007 quedó hecho un cochinero al perder el espíritu de órgano ciudadanizado-todos los partidos políticos le metieron mano y partidizaron al cuerpo colegiado-y no rendir puntualmente la rendición de cuentas de los 480 millones de pesos que se destinaron para la realización de la justa electoral, y ahora con el parche que le colocó al Código Electoral local la bancada mayoritaria del PRI puso en predicamento la figura legal del árbitro electoral, al que los partidos políticos mantienen de rehén.

El PRI, por supuesto, no está de acuerdo con la óptica de sus opositores porque jura y perjura que no hay ningún intento de reelegir para el próximo proceso electoral de 2010 a los consejeros electorales, y qué ésta es sólo una prorroga para que el órgano electoral no se quede sin representación oficial ante la nueva reforma electoral del Código Federal Electoral (Cofipe), pues la ley electoral local tiene que adecuarse con la federal. Y que no hay por qué recurrir al escándalo mediático porque para enero, a más tardar, ya habrán elegido a los nuevos consejeros electorales que les tocará sancionar el proceso electoral del juego sucesorio de la gubernatura en 2010.

La oposición que conforman el PAN, PRD, Convergencia, PT y Partido Revolucionario Veracruzano, no le convencen los argumentos del PRI. Debido a que han sido “mayoriteados” en las sesiones plenarias de la LXI Legislatura local, mejor decidieron dar la batalla jurídica ante el TRIFE y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde Convergencia ya sentó un precedente para exigir que los aspirantes a un asiento en el árbitro electoral o en las funciones ejecutivas del propio cuerpo electoral deben sujetarse al plazo de 90 días de haber renunciado el cargo que ocupen para poder desempeñarse como consejero electoral.

A quién no le agrada este movimiento de alta intensidad política que busca anular la prorroga de todos los consejeros, de la presidenta y del Secretario Ejecutivo, es al ahijado incomodo porque ya había hecho cuentas alegres para presidir el órgano electoral en 2010, pero ha sido tanta su avaricia política que acabó cometiendo pifias que hoy lo tienen con un pie fuera del Instituto Electoral.

“Perdona/no tomes tan en serio lo que te dije/Sólo que quería que me entendieras/y de repente me descontrolé y grité/Yo sé/te acostumbré a un modo tan bonito”.

Quién crea que los diputados locales son ingenuos, están equivocados. Forman parte y son el Poder Legislativo del estado. Cada quién hace su papel, de acuerdo a los intereses de su partido político al que pertenecen. Tiene razón en parte la presidenta de la mesa directiva de la Legislatura local, Carolina Gudiño Corro-una de las ahijadas más célebre del político de Nopaltepec- por recriminar a la bancada del PAN su actitud mezquina para oponerse que les recorten el salario hasta un 30%, el cual será destinado para apoyar a las familias del sur de Veracruz afectadas por los fenómenos hidrometeorológicos.

Pero no contaba la espigada legisladora-que el próximo año va en busca de otra candidatura, la diputación federal por el distrito de Veracruz-, que los opositores más obcecados son los incendiarios diputados del PAN para colaborar con una mesada que se piensa hacer extensivo a los tres poderes del gobierno del estado. Por supuesto, los moralines albiazules que representa Alejandro Vázquez Cuevas, pegaron el grito al cielo.

Los panistas tienen rato que rompieron la pipa de la paz con el gobierno fidelista desde que fueron arrasados en las elecciones de 2007, tanto en las diputaciones locales como en la mayoría de las 212 alcaldías. Los tambores de guerra se han estado batiendo. Y los correligionarios del líder de la cúpula del PAN Enrique Cambranis Torres-títere del coordinador de los diputados-, no entienden razones. Les ha funcionado a la perfección, el papel de víctimas y de los clásicos complots. Lo aprendió muy bien Alejandro y ahora lo aplica su pupilo.

No se podía esperar una actitud magnánima de los modositos discípulos del fundador del PAN, Manuel Gómez Morin. Son patéticos y contradictorios porque cuando están en el poder intentan deslumbrar con su discurso moralista, que no tiene nada que ver con el humanismo que pregonaba precisamente Gómez Morin. Sin embargo, el cabildeo que se hizo en los altos círculos gubernamentales para correr la invitación grandilocuente a los diputados de oposición para que cooperaran con el 30% de sus generosas dietas para respaldar a los damnificados del sur de Veracruz, no cuidó las rigurosas formas del fondo.

Cada poder es autónomo. No tiene por qué sojuzgar el uno al otro. Sí los diputados de la bancada mayoritaria del PRI quieren destinar el 30% de sus percepciones para ayuda a la población impactada por los fenómenos naturales, están en su derecho de hacerlo para respaldar al gobernador del estado, pero ningún poder público se puede someter al otro porque entonces se violaría la Constitución Político del estado. Sí los diputados de oposición del PAN no quieren colaborar con la propuesta de la presidenta de le mesa directiva-claro, no deja de ser una actitud deleznable-, no tiene por qué arder Troya.

Simplemente los electores decidirán en las elecciones intermedias de 2009 sí le dan su voto candidatos de los albiazules o no, pero no se puede tampoco caer en la candidez, pensando que la fracciones de oposición son altruistas y que están compungidos por la devastación que sufrió la población. Por lo pronto, el Órgano de Fiscalización Superior del estado (ORFIS) que dirige Mauricio Audirac, ya se lavó las manos porque argumenta que desde 2006 se ajustó a medidas de austeridad presupuestaria y se tomaron acciones de contención al gasto público.

A ver cuál es la respuesta de los hombres y mujeres del birrete del Poder Judicial del estado, porque de antemano está pidiendo un mayor presupuesto para aterrizar con la nueva reforma judicial que demanda mayores recursos económicos. No se ve por ningún lado que los señores y señoras magistradas se vayan a bajar los salarios, porque están solicitando un presupuesto óptimo para blindar al Poder Judicial de la corrupción, de la ineficiencia y del burocratismo para cumplir a cabalidad su papel de impartidotes de justicia.

El cabildeo de le mesada no cubrió las formas y el fondo político. Se pudo a ver utilizado otro mecanismo que no fuera autoritario para los demás poderes públicos. Como dice el refrán popular, en la forma de pedir, está en la forma de dar. Lo ideal para los correligionarios de Gudiño sería darle la vuelta a la propuesta, y que sea discrecional el apoyo a los damnificados, de acuerdo al libre albedrío de cada partido político. Los panistas son candil de Calderón y oscuridad de su instituto político.

“Y tú que te creías/el rey de todo el mundo/y tú que nunca fuiste/capaz de perdonar/y cruel y despiadado/ de todo te reías/hoy imploras cariño/aunque sea por piedad/A dónde está tú orgullo”.

El magisterio se le está sublevando a la cacique vitalicia del SNTE, Elba Esther Gordillo, por cometer otro affaire más que la colocó en el ojo del huracán político. Sus operadores, uno de ellos el director general del ISSSTE, le aconsejó en el marco del 26ª Consejo Nacional del SNTE, celebrado en Hermosillo, Sonora, obsequiará a cada uno de los 59 dirigentes seccionales igual número del autos de lujo Hummer-que se cotizan en más de 500 mil pesos-, que causó todo un revuelo en el mundillo político.

La propietaria de la franquicia del SNTE y del PANAL, no acaba de salir de un escándalo y se mete a otro. Le echa la culpa a sus adversarios y malquerientes, pero la verdad no requiere que metan las manos sí ella por si misma se cae en el pozo de las tempestades. Hace 8 días, doña Elba Esther mandó a comprar en una sucursal de Polanco, de la ciudad de México, 12 automotores Hummer que se entregaron a igual número de dirigentes seccionales.

La pifia ya estaba hecha. Las primera versión que se conoció de primera mano, fue que las Hummer, era un regalo especial para cada uno de los líderes seccionales, pero conforme se extendió la noticia, la oficina de prensa del SNTE divulgó que los autos no tenían el destino personal, sino que éstas serían rifadas en cada localidad para recaudar fondos para el mejoramiento de los planteles.

Pero los trabajadores de la educación en la mayor parte del país se han rebelado contra su líder moral, doña Elba Esther. Han desechado la idea de vender boletos como lo propone la inmoral lideresa. En Veracruz, de a cuerdo con la oficina del dirigente de la Sección 32 del SNTE, Gaudencio Hernández Burgos, la Hommer obsequio dadivoso de la maestra Gordillo, todavía no llega.

Los maestros no están nada satisfechos con la chiapaneca, pero amenazan con sublevarse sí ella insiste que vendan boletos para rifar los autos de este affaire nacional. Hay una expectación y sorna por ver el desembarco de la Hummer en la Sección 32 y 56 del SNTE. ¿Y el auto, amá? No se coman las uñas, está por llegar.Y hasta aquí de PLANA MAYOR, nos vemos la próxima semana en este mismo espacio. Comentarios. gau41@hotmail.com o gaude55@yahoo.com.mx


--oo0oo--

No hay comentarios: