lunes, 28 de febrero de 2011

EDITORIAL

La contienda política por las senadurías que corresponden al estado de Veracruz en la Cámara Alta inició oficialmente con la llegada, primero, de Abél Cuevas Melo, primo hermano de los hermanos Vázquez Cuevas (Alfonso y Víctor Alejandro, alias el Pipo) a la Delegación Veracruz de la Sedesol, desde donde opera ya su campaña en todo rincón de la entidad y con el "accidental" destape de José Francisco Yunes Zorrilla por la presidenta del PRI en Coatepec, Nora Angélica López de Quijada.
En este primer escenario en donde habrán de sumarse todavía Adolfo Mota Hernández, Reynaldo Escobar Pérez y Fidel Herrera Beltrán, de inicio Abél Cuevas le gana a Yunes Zorrilla por varios centímetros de nariz.
Y es que la Sedesol tiene dos elementos vitales para un candidato: la lista, nombre por nombre, domicilio por domicilio, de cada habitante del Estado de Veracruz que se ha anotado alguna vez para recibir un beneficio de alguno de los programas de Gobierno, y el dinero del mundo para responder a técnicamente, cualquier cosa: atención médica a través de Oportunidades, entrega de apoyos diversos, asistencia social, apoyos para escuelas, para vivienda, para deporte, para pequeños empresarios, para emprendedores, para proyectos productivos y un universo, que a veces, ni los que trabajan en sedesol, se los saben de memoria.
Y todo, dispuesto para repartirlo a manos llenas a quienes se comprometan con el candidato, proyecto o canción que presente el PAN en cada sitio.
Aunado a ello, desde la sedesol se darán los recursos que sean necesarios a los operadores políticos, que vaya que viven bien y cobran en un mes lo que cualquier mortal no gana en un año.
Por su parte José Yunes cuenta solamente con su capital: todo mundo conoce las diferencias que le marcó a Javier Duarte de Ochoa y las caras que cientos vieron el día que lo presentó en Coatepec como su coordinador de campaña, cómo de mala gana le dio la mano en el corredor que se armó en la plataforma y cómo le torció -literalmente- la boca al entonces candidato.
Dicen los enterados que el haber aceptado que se impusiera a Víctor Hugo Alarcón Limón en la Dirección General de Tránsito y Transporte del Estado, no compromete a nada a Javier Duarte: al contrario, le paga lo poco que Yunes Zorrilla apoyó al proyecto, para después, simplemente darle la gracias.
De que hay gente que apoya a Yunes, la hay, pero la mayoría no está en puntos de donde puedan fluir los recursos.
Y por último, ya a 24 horas de haberse "destapado", Yunes ya es criticado por haberse dejado ventanear en un marco tan débil, políticamente hablando , pues por mucho que se defienda que en Coatepec Roberto Pérez Moreno salvó el honor del PRI en las pasadas elecciones del 2010, todo mundo asevera en contraparte que esa victoria no fue en urnas, sino en la mesa de Palacio de Gobierno en donde a cambio de los municipios de Coatepec y Xico, se entregó la diputación local al PRI.

No hay comentarios: