miércoles, 16 de marzo de 2011

EDITORIAL

Todo indica que ya salió a la luz en cuánto se pudo haber vendido la Presidencia Municipal en Coatepec al PAN en las pasadas elecciones de Julio de 2010: 10 millones de pesos en efectivo, más una serie de prebendas extras, que casi no se sabrá que existieron, que fueron entregados esta semana a la lideresa del SETSE, Acela Servín Murrieta.
Y es que el hecho de que el señor Gonzalo Morgado Huesca, director del Instituto de Pensiones del Estado, IPE, haya ido en un suceso sin precedentes hasta las oficinas del SETSE allá por la calle de Jesús Reyes Heroles entre la avenida Xalapa y la avenida Orizaba, a entregar amablemente un cheque por 10 millones de pesos "para que el sindicato cuente con recursos para préstamos a los adheridos", es un cuento que nadie cree.
Para empezar, los trabajadores al servicio del estado saben muy bien que cuando se trata de gestionar préstamos, éstos se tramitan en la sede del IPE, ahí en el nuevo edificio que fue derribado por Fidel Herrera y luego vuelto a construir en el mismo lugar.
También saben que una vez autorizado el préstamo, es en cualquiera de las cajas de ese edificio en donde deberán presentarse a hacer efectivo el recurso.
Y para terminar, lo más reiterativo y mal hecho en este movimiento: ¿cuándo se había visto que, sobre todo en un periodo como este en donde la canción es que "no hay dinero ni para las nóminas", un director del IPE le dijera a su secretaria: "señorita, hágame usted un cheque por diez millones de pesos, déjeme llevárselo a tal sindicato, no sea que les haga falta y estén apurados"?.
Por favor: no la disimularon en nada.
Claro que van a decir que no.
Pero los mal pensados creemos que ese fue el metálico que se ofreció a cambio de no realizar campaña y dejar ganar al contrario.
De todos modos, 10 millones de pesos no son mucho, pero para algo alcanzan...

No hay comentarios: