martes, 1 de marzo de 2011

MÁS DE LO MISMO EN COATEPEC?

Por Enrique Rodríguez Articulista Invitado

En las pasadas elecciones municipales el ciudadano coatepecano votó por un cambio. Tan solo en tres años se hartaron de tanta ineficiencia y corrupción. En la administración de Sergio Ramírez la característica principal fue la superficialidad con que el alcalde trataba los asuntos. A nada le daba la importancia debida. Ese es el sentir general de los grupos o las personas que fueron atendidas personalmente por el alcalde. No había seriedad en sus acuerdos lo que se traduce en tomadas de pelo.

Con Sergio Ramírez se permitió todo. Ineficiencia de sus colaboradores, con honrosas excepciones; exabruptos del sindicato, sobre todo de su nefasto líder; corrupción y tráfico de influencias de funcionarios y ediles; autorizaciones de fraccionamientos indebidas; abusos de funcionarios menores, el del COMUDE vendía lo que le entregaba el IVD; crecimiento del ambulantaje y muchos etcéteras.

La postura de Ramírez Cabañas fue de evitarse confrontaciones y problemas. Con la tibieza de su trato perdió el control y la autoridad. Nunca exigió eficiencia. Los ediles lo rebasaron. Para sacar acuerdos, requerían de cuotas y canonjías; lo ponían a temblar cuando lo amenazaban y tenía que concederles todo lo que le pidieran. Lo manipulaban al grado de que al final de la administración, dos ediles “demandaron al Ayuntamiento” por no pagarles compensaciones. Así de ridícula fue la postura.

Esa fue la importancia que Sergio le dio a la investidura constitucional de su encargo. Esa fue la importancia que le dio a Coatepec.

En su campaña, Manolo Sánchez reiteraba en su discurso que la mejor propaganda a su imagen se la estaba dando la ineficiencia de la administración de Sergio. Y no estaba equivocado. Por lo tanto, ganó adeptos comprometiéndose a cambiar la manera de trabajar. Con la ayuda de un mal candidato priísta y con la incompetencia de Sergio; Manolo ganó la elección y sacó de nuevo al PRI del palacio municipal.

Hasta donde se ve, Manolo llega con deseos de trabajar. Se nota que es bien intencionado. Con acciones sencillas y obras que se ven y que no implica mucho gasto, se ha ganado a la gente. Está actuando con algo que Sergio careció; Sensibilidad social. Con esto puede lograr muchas cosas que Sergio no pudo o no quiso.

Sin embargo es de entenderse que no puede estar pendiente de todo lo que sucede en palacio y corre el riesgo de que la inexperiencia o la malicia de su gente lo lleve al fracaso o lo haga quedar muy mal ante la sociedad.

Una máxima del Derecho, reza que “El desconocimiento de la ley, no exime de su cumplimiento”. Pareciera que habría que enseñársela a algunos de los neo funcionarios.

Hace unos días unos jovencitos se accidentaron en una angosta calle de la colonia Las Azaleas, por el rumbo de la Rivera de Cuauhtémoc, donde con un coche compacto se fueron al río que por ahí circula. Al lugar llegó la policía municipal quienes en lugar de ayudar a los asustados adolecentes, los maltrataron y se los llevaron detenidos.

La seguridad pública siempre es un área complicada. Se han recontratado a elementos que habían sido despedidos por corrupción o abuso de autoridad. Ahí está el guarura personal del alcalde quien conduce una camioneta suburban blanca sin placas de dudosa procedencia.

Ahora se ven elementos policiacos haciendo vigilancia en los bancos pero ¡vestidos de civil y armados!. Tal vez el experto Director del área no lo sepa pero eso es totalmente ilegal.

Se nombró como inspector de comercio a un tipo que tiene un puesto clandestino de pollo, justo en la zona conocida como “El Pino” a media cuadra del panteón. Es decir se institucionaliza el comercio irregular. El mismo tipo, que seguramente no podrá sancionar al ambulantaje por que él mismo forma parte, ya instaló recientemente otro puesto clandestino de pollo en la esquina de Cuauhtémoc y la calle Adolfo L. Sosa. Eso es impunidad y tráfico de influencias.

El domingo que se experimentó cerrar el centro para convertirlo en peatonal, se invitó a muchas organizaciones de artesanos y empresarios para que se instalaran en el parque. Ese día nadie de Turismo o de Arte y Cultura o Comercio, se dignó a recibirlos, atenderlos o instalarlos. Finalmente fueron instalados en los corredores del palacio por lo que el parque y las calles cerradas lucieron desiertas. A pesar de haberse girado invitaciones, no se permitió la instalación de puestos de comida. Vaya falta de respeto, desorganización y desatención.

Ojo Manolo, nadie quiere ver más de lo mismo.

No hay comentarios: