viernes, 15 de abril de 2011

EDITORIAL

Hace aproximadamente 7 u 8 años, trabajaba yo como coordinador de informaciòn del periòdico Gráfico de Xalapa; en ese contexto tuve de buena fuente una información relativa a que la empresa Telcel estaba moviendo gente para impedir que la empresa Movistar colocara antenas de transmisión celular en el centro de Xalapa y con ello, se convirtiera en una competencia muy potencial; ese grupo encabezado por una pareja, sobre todo él, muy preparado, fue quien se encargó de promocionar el medio mito y medio verdad, de que la operación de las antenas pueden denegerar en diversos tipos de cáncer a humanos que convivan de forma permanente y cercana a dichos aparatos.


La razón por la que me buscaron, es porque con mi artículo puse en cierta evidencia que las cosas no eran del todo como ellos intentaban venderlas, obviamente en una ataque en contra de sus intereses; recuerdo que una de las damas que me visitó en mi oficina, me gritó, insultó, intentó intimidarme con la advertencia: "si mi hija sufre de cáncer, lo denuncio a usted", lo que obviamente no ma causó ningún efecto, y por último, cuando no hubo ninguna respuesta de mi parte hacia lo que el grupo perseguía, pues debo decir que me había tomado la molestia de documentarme e investigar realmente sobre el tema, entonces el señor al que me refiero tomó la palabra.

En un brusco viraje de su argumento, dijo que yo debía, por responsabilidad profesional, dar la oportunidad de la expresión a las dos partes y me agradecía que a esa altura, siguiera oyéndolos. Luego, me mostró una serie de artículos publicados en internet de supuestos estudios, y me pedía que yo les diera la oportunidad de réplica, lo cual de todos modos tenía pensado hacer.

Después de conocer las condiciones de sus argumentos, le hice al señor una pregunta que no me pudo responder: "¿Cómo funcionan las actuales redes de telefonía celular en Xalapa, tanto de Telcel como de Iusacell?. No son antenas las que utilizan, por ejemplo en Lomas Verdes, en el edificio de Altamirano y Clavijero en pleno centro de Xalapa?".

La respuesta fue, después de unos instantes de sorpresa, "ejem, bueno, es una pregunta muy interesante, la verdad es que desconozco, pero le prometo que lo voy a investigar y me comprometo a venir a compartir con usted lo que investigue".

Han pasado, como dije, 7 u 8 años de ello, y el hombre jamás volvió.

Y usted, amable lector se preguntará ¿y todo este rollo, qué persigue?. Bueno, hoy veo con tristeza que la historia se repite en Xico con el tema de Walmart.

Ya hice pública mi opinión sobre los argumentos, más no sobre la intención de supuestos xiqueños, que dicen que la instalación de la tienda traerá males a la ciudad de Xico.

He dicho que no me parece que Walmart se vaya a gastar el agua de Xico, porque no se trata de una refresquera, se trata de una tienda de autoservicio; también ya dije que la más contaminación que puede traer a Xico sería la del humo de la tortilladora y panificadora que normalmente son parte de los productos que venden estas tiendas.

Yo estuve presente en la manifestación que hicieron en Xalapa este viernes y yo ví a 20 señoras y señores que a todas luces son de Xico; perdón, pero a los demás no los he visto y me siento con la calidad moral para comentarlo, porque he cubierto dos campañas políticas, he recorrido calles del municipio y he visto, aunque sea de vista, a la gente, y en esos recorridos, perdón, pero yo no había visto a muchos de los que se manifestaron.

De que hay intereses económicos atrás de los permisos que el ayuntamiento concedo para la instalación de la tienda, que ni qué; que el señor Ranulfo Virués Morales es el ganón, al haber pactado un comodato por treinta años con la empresa para el uso del predio en donde se instalará la tienda, desde luego.

Pero de eso, a que Xico se vaya a afectar, lo veo muy falso, muy mal argumentado y la verdad, en lo personal, yo no lo creo.

Quiero finalizar este comentario con un cuestionamiento que este mismo viernes me hace "Ana" una de las chicas activistas, estudiante de sociología, que junto a Enrique Vargas, investigador de la UV y la maestra Panes, son los que encabezan el denominado "Frente Ciudadano Xiqueño": ella me dijo: ¿qué sentirías si llegara un Walmart a tu pueblo?. Le contesté: me daría mucho gusto.

No hay comentarios: