lunes, 4 de abril de 2011

YO ACUSO

Nippon - Koku

They say Japan was made by a sword. They say the old gods dipped a coral blade into the ocean, and when they pulled it out four perfect drops fell back into the sea, and those drops became the islands of Japan. I say, Japan was made by a handful of brave men. Warriors, willing to give their lives for what seems to have become a forgotten word: honor.
Simon Graham

I think a man does what he can, until his destiny is revealed.
Nathan Algren


El último samurái


Se que el idioma japonés es uno de los mas difíciles de aprender y por eso me quedó una duda sobre si, en realidad lo que están haciendo los “periodistas” mexicanos en Japón es del todo ético o solo quieren la nota amarillista. No soy el único con esa duda, una persona en Japón se dio a la tarea de ver las entrevistas que estas personas hacían y se percató de que, al momento de traducir le ponían palabras en la boca a los entrevistados.

Palabras que ni siquiera habían dicho, por supuesto, se que lo que esta pasando en Japón es lamentable pero no es para que lo quieran ver como si fuera el fin del mundo haciendo creer a los televidentes que Japón ya no tiene remedio; el 6 y 9 de agosto de 1945, sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki cayeron sobre esas ciudades las bombas Fat Man y Little Boy, que pusieron el punto final a la Segunda Guerra Mundial.

Se estima que hacia finales de 1945, las bombas habían matado a 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki, Seis días después de la detonación sobre Nagasaki, el 15 de agosto, Japón anunció su rendición incondicional frente a los «Aliados», haciéndose formal el 2 de septiembre con la firma del acta de capitulación. Con la rendición de Japón concluyó la Guerra del Pacífico y por tanto, la Segunda Guerra Mundial.

Al finalizar la guerra, Japón fue ocupado por fuerzas aliadas lideradas por los Estados Unidos con contribuciones de Australia, la India británica, el Reino Unido y Nueva Zelanda, además de que adoptó los «Tres principios no nucleares», lo que prohibía a Japón tener armamento nuclear. El número de muertos por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo del 2011 en el noreste de Japón se elevó, de a cuerdo a los datos del 3 de abril, a 12 mil 157, al tiempo que otras 15 mil 496 personas siguen desaparecidas, según el último recuento policial.

Antes de su participación en la Primera Guerra Mundial, el Imperio de Japón luchó en dos guerras importantes después de su establecimiento durante la Restauración Meiji. La primera fue la Sino-japonesa entre 1894 y 1895. La cual giró en torno a la cuestión de control y la influencia sobre Corea en el marco del imperio de la Dinastía Chosŏn.

Una rebelión de campesinos había llevado a una petición formulada por el gobierno coreano de China para enviar tropas a estabilizar la región. El Imperio del Japón respondió mediante el envío de sus tropas hacia Corea para establecer un gobierno títere en Seúl. China se opuso y tuvo lugar la guerra subsiguiente. En una breve aventura con tropas de tierra japonesas de enrutamiento de las fuerzas chinas en el Liaodong, y la destrucción de cerca de la marina de China en la Batalla de Río Yalu.

China se vio obligada a firmar el Tratado de Shimonoseki, en la que cedió parte de Manchuria y la Isla Formosa a Japón (véase el japonés Taiwán en virtud de la regla y la invasión japonesa de Taiwán (1895)). Después de esta guerra, el dominio en la región pasó de China a Japón.

Para 1914, aprovechando la guerra de Alemania en Europa y queriendo ampliar su esfera de influencia en China, Japón declaró la guerra a Alemania el 23 de agosto de 1914 y rápidamente ocupó los territorios de Alemania - arrendados en la provincia de Shandong en China y las Islas Marianas, Caroline, y las Islas Marshall en el Pacífico, que son parte de Nueva Guinea alemana.

Además de la ampliación de su control sobre las explotaciones de Alemania, Manchuria y Mongolia Interior, el Japón solicitó también la propiedad conjunta de un importante complejo minero y metalúrgico en el centro de China, la prohibición a China de cualquier cesión o arrendamiento de las zonas costeras a una tercera potencia. Las exigencias de Japón en diversos temas políticos, económicos y militares pretendían reducir a China a simple protectorado japonés.

Pero todo esto se da después de un proceso de transición en el cual, toda la idiosincrasia de Japón se transforma de manera vertiginosa, prácticamente hacia finales del siglo 18, cuando los avances tecnológicos y la inexperiencia del emperador Mutsuhito, dejaron prácticamente en la indefensión a la isla; cuando nació, en 1852, Japón era un país aislado, preindustrial y feudal, dominado por el shogunato Tokugawa y los daimyō, quienes controlaban más de los 250 dominios descentralizados del país.

Para la fecha de su muerte en 1912, Japón ya había pasado por una revolución política, industrial y social que trajo como resultado la transformación del país en una potencia mundial. Hijo del Emperador Kōmei y la consorte Nakayama Yoshiko, fue el Emperador de Japón número 122, de acuerdo con el orden tradicional de sucesión imperial japonés, reinando desde el 3 de febrero de 1867 hasta su muerte, el 30 de julio de 1912, siendo recordado como: El emperador Meiji.

El Emperador Meiji fue el líder simbólico de la restauración Meiji en donde el shogunato Tokugawa fue abolido por fuerzas imperiales en una breve convulsión interna conocida como la guerra Boshin. Tras esto el Emperador Meiji proclamó la conversión del Japón a un gobierno democrático de corte occidental. Sin embargo, el Parlamento Japonés carecía de poderes reales y tampoco los tenía el Emperador Meiji, ya que el poder pasó entonces de mano de los Tokugawa a una nueva nobleza genrō formada por los daimyō y samuráis que habían ayudado a la restauración. Esta nueva oligarquía ubicó a sus hombres en las esferas políticas y militares del nuevo gobierno.

Esto representó, en su momento, la verdadera caída del imperio del sol naciente, sin embargo, El 27 de septiembre de 1940, el Imperio de Japón firmó el Pacto Tripartito con la Alemania Nazi y el Reino de Italia, siendo sus objetivos "establecer y mantener un nuevo orden de las cosas" en sus respectivas regiones del mundo y esferas de influencia, con la Alemania nazi en Europa, Japón Imperial en Asia y el Reino de Italia en el norte de África.

Los firmantes de esta alianza son conocidos como las Potencias del Eje. El pacto también pedía asistencia mutua si alguna de las potencias fuera atacada por un país aún no implicado en la guerra, con excepción de la Unión Soviética, y de la tecnología y la cooperación económica entre los signatarios, fue necesario, para detener el avance ye l poderío de Japón durante la Segunda Guerra Mundial, que Harry Truman, Presidente de los Estados Unidos de América, ordenara los ataques nucleares contra la isla, hace ya casi 66 años.

Desde el pasado 11 de marzo del 2011, mucha gente está trabajando para controlar la fuga de radiactividad que emana de la planta de Fukushima, pero los japoneses, a pesar de la adversidad natural y humana que han padecido varias veces, han enseñado al resto de la humanidad que, sólo con disciplina se puede salir adelante.

Desde el 660 a. C., Japón ha sido un imperio gobernado por hombres y mujeres que han llevado al país a un florecimiento extraordinario, entre los grandes descubrimientos del Japón, destaca el de la metalurgia y el impresionante hecho de haber fabricado espadas de acero templado, 500 años antes de que el acero toledano siquiera existiera.

Hoy, muchos contemplamos atónitos las imágenes de la desolación, pero sabemos, con toda certeza, que el imperio del sol volverá a levantarse de sus cenizas como lo hizo, por última vez, hace casi 60 años, después de las explosiones nucleares de Hiroshima y Nagasaki...

En otro orden de ideas, me da gusto saber que todavía, en nuestro estado, hay hombres y mujeres comprometidos con la sociedad, aunque todavía no se percaten de su existencia en palacio de gobierno, pero ellos son así, les gusta trabajar en silencio, pero siempre dando lo mejor de sí, como el talento que se está desperdiciando en el IPAX, me refiero a Leopoldo González, que se mantiene en su pequeña oficina, atento a todos los movimientos que pasan desapercibidos para muchos.

También, el trabajo que calladamente hacen desde las oficinas del C4 y el refugio de San José, manteniendo alerta al gobernador de los sucesos más importantes en la entidad y que, para apaciguar las cosas, Gerardo Buganza Salmerón, calla o niega muy cómodamente desde su despacho en palacio de gobierno "para no alarmar a la población."

Se recibe escombro: yo.acuso.blog@gmail.com
-No pregunte por teléfono, últimamente está empeñado en no andar conmigo-

No hay comentarios: