miércoles, 4 de mayo de 2011

EDITORIAL

Los coatepecanos nos sentimos un tanto desilusionados por los descolones que nos ha venido dando el Gabinete en turno del Gobierno del Estado; recuerdo por ejemplo aquellos primeros días de mayo de 2008, cuando se inauguró la Feria del Café; el recién ungido presidente municipal, hoy tachado, creo yo que con justicia, como el alcalde más ladrón que haya habido en Coatepec, Sergio Joaquín Ramírez Contreras (eso de “Ramírez-Cabañas” fue una jalada) muy trajeadito, eso sí, esperó pacientemente a que de una camioneta suburban color guinda, descendiera vestido de negro y su eterna gorra y corbata roja, el entonces gobernador de Veracruz Fidel Herrera Beltrán.

Hay que reconocerlo: la sola presencia del “Gober” causó empujones, jaloneos, gritos, pisotones y demás, pues todo mundo quería saludar al “Tío Fide”.

El trabajo de los camarógrafos, fotógrafos, reporteros en casos como ese, hacían sacar la casta y profesionalismo para que en medio del maremágnum se lograra la mejor foto; una competencia sana para ver en qué momento el reportero lo detenía y con el clásico: “señor Gobernador, solo una pregunta…”, dar pie a la también clásica “entrevista de banqueta”, tan ansiada para quienes se dedican a este trabajo de la información.

Pero la espera del Gobernador también era muy activa para el trabajo reporteril, pues en ese día que le cuento, estaban: Hugo Vega Morales, Francisco Mora Domínguez, Alejandro Montano Guzmán, Alicia González Cerecedo, Silvia Domínguez López, Edmundo Martínez Zaleta, Clara Luz Prieto Villegas, Edel Álvarez Peña, Jon Rementería Sempé, por mencionar los que recuerdo.

Por otra parte, llegaron a ese evento, los alcaldes de Xico, Rogelio Soto, de Teocelo, Óscar Hernández de la Cruz, de Cosautlán, Sergio Cortés Guzmán; en este caso, hay que reconocer que este señor Sergio Cortés, que era del PAN, siempre asistía a eventos, aunque fuera del PRI, por ejemplo recuerdo su asistencia, convivencia y permanencia, cuando Julio Hernández Ramírez puso en servicio su Casa de Enlace Legislativo, ahí en la calle de Juárez, frente al IMSS Coatepec.

Pero, a ese día de mayo de 2008, también llegaron los alcaldes de Emiliano Zapata, Tlaltetela y Ayahualulco.

Mención aparte del señor Adolfo Mota Hernández y de los miembros más representativos de la familia Pérez Jácome. Dionisio encabezando al clan.

Vaya, a lo que voy es que ¡esas eran fiestas!. Aglomeraciones, colas interminables de coches que llegaban al mismo centro de Coatepec, que querían llegar a la feria; colas de gente en la entrada que se peleaba con los policías y elementos encargados de revisar a los que llegaban.

Sin embargo el pésimo trabajo de Ramírez Contreras (ya dije que no puede ser “Ramírez-Cabañas”) hizo que en 2009, el encargado de inaugurar la fiesta, ya no fue Fidel, sino el segundo de abordo: Reynaldo Escobar Pérez.

Y sin embargo los coatepecanos decíamos: “Bueno, no vino Fidel, pero vino su segundo”; y es que Reynaldo, no era cualquiera, así es que de todos modos se tomaba muy en cuenta su presencia, aunque claro está, con menos espectacularidad.

Pero el colmo fue el 2010, cuando técnicamente no se envió a ningún representante; y no es que no se le quiera faltar el respeto al señor Dionisio Pérez Jácome, pero la verdad la gente esperaba a alguien que fuera famoso, pero que no estuviera en Coatepec.

La escena más triste fue cuando Ramírez Contreras dictó su tercer informe de Gobierno: simplemente no llegó nadie. Ni siquiera el diputado local, que cuando apenas iniciaba la lectura del informe, se disculpó diciendo: “es que me tengo que ir”.

Por eso, cuando los coatepecanos vimos que se preparaba la Feria del Café 2011, ya sin el ladrón de Mauricio Cuevas Gayosso y su mozo de espadas, Ramírez Contreras, pues dijimos: ¡Vaya, hasta que vamos a volver a tener una fiesta de la altura de Coatepec!.

Por eso decía mi abuela, no es bueno hacer fiesta antes de los XV años; la poca asistencia (Cuatro mil 500 personas el primer día, que no fueron ni la mitad de lo que por ejemplo se recibió aquél mes de mayo de 2008, en que se vendieron el primer día de Feria 16 mil 200 boletos), sin figuras públicas, sin aquella espectacularidad que nos merecemos los coatepecanos, nos vale el Partido que gobierne, todo ello, nos dejó tristes.

En lugar de ir para adelante, de verdad que vamos pa’tras.

Ni modos.

No hay comentarios: