lunes, 28 de mayo de 2012

Entre Columnas


Los retos por enfrentar.
Martín Quitano Martínez
mquitanom@hotmail.com

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas.
Mario Benedetti (1920-2009)


La somnolencia de las campañas presidenciales ha tomado un sabor alternativo. La irrupción de jóvenes universitarios a los escenarios de la competencia electoral ha puesto en entredicho –por las repercusiones que está teniendo—el cómodo arribo del priismo a Los Pinos, ya que el ambiente se torna mucho mas competido ó al menos eso podría esperarse ante los más de 30 días de campaña que tenemos por delante.
La ganancia democrática de contar con incertidumbre sobre los resultados comienza a aparecer  y con ello rompe con paradigmas diseñados para asumir el inexorable arribo de alguna fuerza política en particular. Es claro que las condiciones ahora generadas han ido marcando derroteros cada vez menos claros y que son bienvenidos en la medida en que el juego democrático refiere comportamientos ciudadanos que cambian frente a condiciones variadas.
El juego democrático mexicano sin embargo tiene duras pruebas por delante y están relacionadas con las tradiciones antidemocráticas de los propios actores, con la visión anacrónica de muchos de los que ahora convocan a ser votados, con su responsabilidad del alejamiento social de las actividades publicas y lo de mas riesgo, con el agotamiento y desesperación que puede tornarse en violencia manifiesta ante la falta de opciones reales y creíbles, ante la reproducción de la pobreza de los mensajes y el vacio de propuestas, ante la ofensiva manipulación de recursos públicos.
Los hartazgos sin duda marcan a una sociedad que en muchos sentidos ha perdido la esperanza, que ahora tiene el reto de confrontar sus miedos, sus desdenes, la conformación de las ideas de indiferencia y de ser todos los políticos iguales, de el continuar en amplios conjuntos sociales las líneas clientelares de votos vendidos, de visiones cómodas ante las clases políticas que desde todos los partidos tanto daño han hecho.
El llamado es a actuar con responsabilidad. Las fragilidades sociales, ciudadanas, institucionales, de Estado, son notorias, los niveles de intolerancia parecen ser condiciones que soterradamente caminan en el común de la gente, y no es casual; se han hecho y soportado tantas cosas que podrían hacerse mas colectivamente manifiestas, y eso no ayuda a nadie, no construye nada, por el contrario, es un elemento que derrumba la construcción de una democracia eficiente, deja espacios libres a factores de poder que relamen los escenarios de caos.
El llamado es a buscar incorporar al proceso electoral a una ciudadanía mexicana en construcción que tome realmente su papel protagónico, que haga fehaciente su compromiso y exigencia con los cambios positivos, urgentes, necesarios; la participación social activa, que aporte por la transparencia, por la rendición cuentas, por un nuevo modelo de desarrollo, por el medio ambiente, por oportunidades de empleo.
Tiene que quedar claro que el primero de julio no se termina o cancela la participación, sino que es solo una día más, ante las necesidades sociales de los compromisos ciudadanos  que tienen que conformar una nueva realidad nacional.
 DE LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA
¿Cuantos veracruzanos estarán siendo investigados en Estados Unidos?

No hay comentarios: