sábado, 23 de junio de 2012

Colosio, una historia confirmada.


Ángel Rafael Martínez Alarcón.

En los tres últimos años, mis alumnos del bachillerato no daban crédito sobre el asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato a la Presidencia de la República por el Partido Revolucionario Institucional para el periodo de 1994 a 2000; gracias a los videos subidos en la red fueron comprendiendo parte de la historia moderna de nuestro país.
Mucho se  ha escrito que la Historia del PRI, inicia con el asesinato de Álvaro Obregón en 1928, presidente electo y termina con la muerte de Luis Donaldo Colosio Murrieta en marzo de 1994, candidato presidencial.  Pero debemos hacer un poco de historia, el Grupo Sonora quien ganó la Revolución Mexicana,  encabezando por los Generales Álvaro Obregón, Plutarco Eías Calles y Adolfo de la Huerta; en 1920 durante el proceso electoral presidencial el presidente Venustiano Carranza, lanza a su candidato Ignacio Bonilla, un diplomático desconocido por la clase política revolucionaria. El líder del grupo Sonora, Álvaro Obregón quien tenía todas las pretensiones para ser el candidato presidencial en 1920, no tuvo otra opción que mandar asesinar al presidente Carranza, en mayo de ese mismo año. Asume  interinamente la presidencia Adolfo de la Huerta, quien sólo se encargo de organizar el proceso electoral a favor de amigo. Álvaro Obregón fue  Presidente de la República, para el periodo de 1920 a 1924. El segundo asesinato del Grupo Sonora, fue eliminar a su propia líder;  Obregón se había reelegido para el cargo de presidente, violando el espíritu de la Revolución Mexicana. En marzo de 1929,  Plutarco Elías Calles funda el Partido Nacional Revolucionario, que se transforma en el Partido de la Revolución Mexicana y finalmente toma el nombre de Partido Revolucionario Institucional para 1946. Es muy larga la lista de políticos asesinados entre 1920 a 1994, no les importó asesinar presidente constitucional o electo, candidato presidencial, precandidatos, gobernadores, senadores, diputados federales o locales, alcaldes municipales así como dirigentes del partido, sin contar los opositores al régimen de la Revolución Mexicana que murieron bajo las balas asesinas del régimen político desde mayo de 1920.
En los gobiernos emanados del Revolucionario Institucional, la censura en el cine se dio con toda naturalidad desde la Secretaría de Gobernación por medio de la dirección general de radio y televisión se autorizaban que película deberían de exhibirse. Los filmes de la Cristiada y Colosio: el asesinato,  no hubieran  sido autorizadas sus exhibiciones. Hoy en democracia el gobierno federal no tiene esa debilidad de censurar a la industria cinematográfica del país.
Colosio: el asesinato, es sin duda un documental para la historia de nuestra nación,  en lo particular el filme nos presenta con suma cuidado la historia política del complejo año de 1994, cuando México ingresaba al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá; así como el levantamiento del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional en los montañas de Chiapas, el asesinato de Luis Donaldo Colosio y de Francisco Ruiz Massieu, sin olvidar que en mayo de 1993, es asesinado el Cardenal de Guadalajara. La vox populi es vox Deus, siempre señaló que el asesinato del 23 de marzo de 1994, fue un asesinato de Estado, diseñado desde la oficina de la Presidencia de la República; la mancuerna  Salinas-Córdoba Montoya son los principales responsables. La película José María Córdoba Montoya, nacido en España y de nacionalidad francesa, el Maquiavelo del sexenio 1988-1994, hoy Peña Nieto anunciado que la seguridad de los mexicanos será encargada a un militar colombiano. Desde los primeros días de enero de ese año de 1994, corría el rumor en todos los niveles que Colosio no llegaría, tiene que salir el mismo Salinas de Gortari a señalar que no se hicieran bolas, el bueno era Colosio. Aunque en la cinto queda confirmado de Córdoba Montoya tenía su propio delfín: Ernesto Zedillo Ponce de León. Hay un extraordinario tratamiento el militar Fernando Gutiérrez Barrio, el hombre leyenda de la guerra sucia en nuestro país, don Fernando, ex gobernador de Veracruz, nos presenta como el sistema dejo sólo a Colosio, luego de su discurso del 6 de marzo de 1994, cuando anunciaba que el México del salinato era una ilusión; Colosio se encontró con un México sediento de justicia. Manuel Camacho Solis, el maestro e ideólogo del salinato, y hoy asesor  principal de Andrés Manuel López Obrador, sale  exonerado  de cualquier responsabilidad sobre el asesinato de su amigo Luis Donaldo,  cuando Ana Laura Rioja de Colosio, presenta a Camacho Solís, como su amigo que había pactado con su marido la reforma del Estado. El primer error del asesinato perfecto fue los diferentes Mario Aburto Martínez. Finalmente el guión esta trabajado del informe final del Caso Colosio presentado en el 2000, se puede consultar en: http://www.pgr.gob.mx/Temas%20Relevantes/Casos%20de%20Interes/Caso%20Colosio/Caso%20Colosio.asp#.
En síntesis,  no hay ni nuevo ni viejo PRI. Es uno sólo con todas sus características de poder al servicio de sus propias mafias internas.

No hay comentarios: