viernes, 6 de julio de 2012

Escenarios


*Priistas a la baja
*Priistas a la alza
*Gubernatura 2016

Luis Velázquez

06 de julio de 2012

 I

Priistas a la baja en Veracruz:
Raúl Zarrabal Ferat, secretario de Comunicaciones, por haber empinado en la derrota a Oliver Aguilar Yunes en el distrito de Boca del Río, a los candidatos priistas al Senado y a Enrique Peña Nieto.
Luz Carolina Gudiño Corro, alcaldesa jarocha, por la derrota de su candidata a diputada federal, Ángela Perera, y por la derrota de Enrique Peña Nieto como candidato presidencial.
Felipe Amadeo Flores Espinoza, procurador de Justicia de Veracruz, porque aun cuando se vengó del senador Rafael Ochoa, contribuyó al fracaso electoral de su hija Zaira Ochoa, candidata por el distrito de Huatusco.
Tomás Carrillo Sánchez, subsecretario de Gobierno, porque fue incapaz de amarrar la victoria para la profe Elena Zamorano, quien soñaba con la curul federal.
Marco Antonio Aguilar Yunes, secretario de Trabajo y Previsión Social, porque nunca hizo nada por amarrar la candidatura de Reynaldo Escobar Pérez en el distrito de Xalapa urbano.
Arturo Bermúdez, secretario de Seguridad Pública, porque hundió en la caída electoral a Ángela Perera, protegida de Carolina Gudiño, al operar desde su twitter y teléfono celular.
Erick Lagos, presidente del CDE del PRI, y Jorge Carvallo, coordinador de Enrique Peña en Veracruz, porque el candidato presidencial apenas y ganó por 820 votos, lo que nada significa en el contexto nacional. Aun cuando ahora el par se consuela diciendo que Peña Nieto obtuvo 167 mil votos más que Andrés Manuel López Obrador.
Elizabeth Morales, alcaldesa de Xalapa, porque jugó contra Reynaldo Escobar, en todo, en forma directa y a través de sus Barbies.
Francisco Portilla Bonilla, alcalde de Córdoba, porque no obstante que JD estuvo ocho días en su pueblo para amacizar la candidatura de Francisco Cessa, descuidó el frente de batalla y lo hundió.

II
Algunos priistas a la alza, luego del primero de julio:
Alberto Silva, “El cisne” tuxpeño, porque amarró el triunfo para Genaro Ruiz Arriaga, futuro diputado federal.
Gerardo Buganza Salmerón, secretario General de Gobierno, porque operó con éxito la campaña de Zita Pazzi Maza, logrando, además, el triunfo para Enrique Peña Nieto, y su candidato en el distrito de Tantoyuca, Leopoldo Sánchez Cruz, amarrándose así, con la ayuda del arzobispo Hipólito Reyes Larios, para la candidatura priista a gobernador en el año 2016.
Pablo Anaya, secretario de Salud, porque tejió para la victoria del profe Gaudencio Hernández Burgos, candidato a diputado federal por Poza Rica y porque además empujó con su trabajo la elección de Enrique Peña.
Adolfo Mota, secretario de Educación, porque se sacó la espina ganando la elección para el José-José de Coatzacoalcos, Fernando Charleston, por el distrito de Coatepec.

 III
Por lo pronto, y salvo un milagro político, un gran operativo, un tsunami, un reacomodo de fuerzas, Erick Lagos, Jorge Carvallo, Carolina Gudiño y Elizabeth Morales están fritos para la candidatura priista a gobernador en el año 2016.
Y más, porque por culpa del cuarteto, Peña Nieto estuvo en un tris de perder Veracruz.
Claro, en política, dice el anciano del pueblo, 2ningún político está muerto” y nada, en consecuencia, está escrito.
Pero por ahora, el cuarteto necesitará reinventarse si desea el trono imperial de JD.
Por ejemplo, ganar de calle la elección de alcaldes y diputados locales el año entrante.


IV
En contraparte, “El cisne” tuxpeño se ha disparado en la Bolsa de Valores de JD, y, bueno, aunque en política “lo que es hoy… mañana puede no ser” (frase célebre de Jorge Uscanga), la libró, y la libró bien.
Desde luego, faltan 4 años y muchas cosas pueden suceder.
Además, hacia el interior del PRI habría de anotarse a José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, quienes han sido felicitados por el jefe máximo, porque con su triunfo el PRI de Veracruz regresará al Senado.
Y los dos quedan anotados para el 2016.
Claro, Yunes Zorrilla estaría más cerca dada su amistad estudiantil con Luis Videgaray, uno de los políticos más cercanos a Peña Nieto.
Y Héctor Yunes tendrá allanado el camino si su maestro, Manlio Fabio Beltrones, sale ungido como coordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados, aun cuando Jesús Murillo Karam, otro de los grandes amigos de Peña Nieto, lo puede tumbar del caballo.
No obstante, la última palabra para la elección de gobernador en Veracruz (y en el resto del país) la pronunciará (a partir de diciembre, 2012) el nuevo tlatoani, el nuevo Mesías, llamado Enrique Peña Nieto, con quien, como dice el politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica, regresará la presidencia imperial.

No hay comentarios: