miércoles, 18 de julio de 2012

JUSTICIA PARA MATILDE Y SEGURIDAD SOCIAL PARA LOS NIÑOS DEL CAM 15 DE ORIZABA


FERNANDO F. CANCELA

Un caso en verdad triste es el que se suscitó el domingo 8 de julio del presente año en una humilde vivienda de láminas de cartón y madera, como hay miles en nuestro saqueado y acabado país. La choza, se encuentra localizada en la calle Reynosa sin número de la colonia Solidaridad de Las Choapas. Un pequeño de tan solo 6 meses, falleció de anemia y desnutrición severa. La pobreza de una joven madre soltera, aunado al retardo mental que padece, fueron las causas de que Emiliano quien se llevó a la tumba el nombre de un valiente revolucionario, acabaran con su existencia.
La miseria, el abandono que la madre sufre por parte de las autoridades locales, el miedo a la policía municipal, aunado a su padecimiento mental, fueron las causas que la motivaron a tomar la decisión de sepultar a su bebé en el patio de su casa.  Así lo había decido. Esa sería la última morada del recién nacido, una fría excavación en el rincón más apartado de su humilde jacal. Así es la pobreza de cruel en algunas zonas de nuestro país y la colonia Solidaridad, de solidaridad solo lleva el nombre, pues la realidad es cruda y sin misericordia.
Los hechos fueron en la madrugada de ese tibio domingo de verano, cuando el bebe Emiliano Cruz Soto, murió a causa de una desnutrición severa. Su madre Matilde Cruz Soto al no tener con que darle de comer, pero sobre todo por padecer de sus facultades mentales, propiciaron el desinterés hacia su hijo, dando como resultado un desenlace fatal. Todo se conjugó, y al no contar con ningún apoyo de parte de sus familiares, ni de sus vecinos, ni de gente cercana, daba de comer a Emiliano “un día si y un día no”, sin imaginar el riesgo que esto implicaba; el caso es que Emiliano se fue debilitando hasta ponerse más blanco que la nieve y posteriormente, dejar de existir. La sangre en su torrente sanguíneo de pronto se paralizó pues su corazón ya no tubo la fuerza suficiente para seguir latiendo.
¿Quién tiene más culpa de que estas cosas ocurran en el país? ¿Acaso, un “Presidente del Empleo” que no ha sido capaz de sacar de la pobreza a sus paisanos y que solo piensa en una guerra perdida y llena de engaño? ¿Una mujer discapacitada mental que es casi seguro que halla sido abusada sexualmente? ó ¿un abusivo sexual que con sus acciones sacó a relucir sus más bajos instintos?
El hecho es lamentable, pero más lamentable es que las autoridades municipales de Las Choapas no hagan nada al respecto. Y me pregunto, ¿qué hace el DIF municipal en estos casos? Es necesario tener un censo a conciencia de las personas discapacitadas para brindarles la ayuda necesaria; pero también, que se legisle para que los violadores de personas que sufren alguna discapacidad mental, se les impongan penas más severas. No es justo que ocurran casos como el de Matilde, quien con todo y su discapacidad, trató de cuidar como pudo a Emiliano. Quizás ella pensó que se trataba tan solo de un juego, pero no fue así, el angelito se fue al cielo, sin llevar los apellidos del irresponsable que cumpla por sus malas acciones.
Si se investigara a fondo el ADN del pequeño y se cotejara con el de los hombres más cercanos a Matilde, se daría uno cuenta de la tremenda irresponsabilidad existente en el mundo, pues es posible que los culpables de que estos casos existan, se encuentren muy cerca de la misma familia. No queda otra que encontrar ayuda urgente y justicia para ella, quien seguramente, también esté pasando por una grave anemia y desnutrición que hay que tratar. Es posible que nuevamente sufra de abuso sexual, por lo que sería recomendable buscar su esterilidad permanente para evitar un caso igual que lamentar.
En otro orden de ideas, la directora del Centro de Atención Múltiple 15 de Orizaba, Elsa Guevara Ramírez, mencionó acertadamente que casi el 80 por ciento de las personas discapacitadas que son atendidas por el CAM que dirige, no cuentan con seguridad social para solventar sus necesidades médicas más apremiantes. Dice Guevara Ramírez que se están atendiendo diariamente a 92 pequeños con alguna discapacidad como: síndrome down, autismo, parálisis cerebral, retardo mental, déficit de atención y discapacidad visual y auditiva, mismas que son atendidas por más de cien especialistas que existen bajo la supervisión de zona.
Dio a conocer que la problemática más impactante que ha detectado en los alumnos que acuden al CAM, es la falta de solvencia económica de sus padres para comprar los medicamentos, en virtud de que los mismos, no resuelven los síndromes, sólo los controlan. Sin embargo, mencionó que no hay ningún medicamento para ellos que sea económico y debe ser tomado diariamente. Afirmó que tan sólo para el control de los niños con autismo, gran parte de los que son atendidos por el CAM, necesitan tratamiento y no se trata de cualquier medicamento, debe ser recetado por un especialista a un costo inalcanzable para ellos.
Mencionó que los tratamiento son muy costosos para los padres campesinos u obreros que ganan el salario mínimo y que son muy desafortunados ya que algunos tratamientos deben ser de por vida. Enfatizó que los recursos que recibe anualmente el CAM 15 por parte del gobierno federal no son suficientes, y que la mayor parte se destina a las mejoras de ese centro educativo.
Elsa Guevara, pide la valiosa ayuda de los médicos de la región para que la apoyen con los estudios de gabinete, pues refirió que son de los gastos más fuertes que los padres de familia deben realizar. Exaltó que en algunas ocasiones ha buscado ayuda en el CRIVER, sin embargo mencionó que para los análisis auditivos tienen que venir hasta Xalapa o a la ciudad de México y para ello tienen que tocar varias puertas para alcanzar el costo mínimo de las cosas. Sin lugar a dudas, una labor muy altruista que debería ser apoyada por las Secretarías de Salud y Educación. ¿Ó no, don Pablo y don Adolfo?

drcancela_@hotmail.com

No hay comentarios: