domingo, 18 de noviembre de 2012

Entre lo utópico y lo verdadero Por Claudia Guerrero Martínez;



 

Nadie me quiere, todos me odian




Y se realizó el Segundo Informe de Gobierno, del empleado de los veracruzanos Javier Duarte de Ochoa. Javi Du para los cuates. No fuimos convocados y lo entendemos, pues a Duarte no le gusta la crítica. Mucho menos, el cuestionamiento. Al político jarocho-cordobés de medias tintas, no le salió su espectáculo. Tampoco motivó credibilidad ante la ciudadanía. Pasó sin pena ni gloria…



Lo lacerante,  fue el dispendio. El gasto innecesario,  el antes, durante y después de este evento institucional.  Un Segundo Informe gris desde su origen, lleno de engaños, lagunas, fantasías y hasta recreación de mundos increíbles… Lo triste: Estábamos seguros que ocurriría esto…



Quisimos que nos sorprendiera en algo y  lo logró. Su capacidad para mentir, es enorme. Y peor, cuando inició el día, con tropiezos y desaires… Javier Duarte se presentó al Congreso Local para hacer entrega de su Segundo Informe.  De prisa, rompiendo protocolos y sin importar estar pisando los dominios del otro poder, el Legislativo, fue visible su imperiosa necesidad de terminar,  de manera  rápida, su obligación constitucional. Duarte no quiso darles a los diputados el respeto que se merecen y se limitó a entrar al salón Venustiano Carranza. Ahí aguardaban los integrantes de la Mesa Directiva. Hizo entrega, saludó de mano, para rápido, salir nuevamente del Honorable Congreso de Veracruz. No hubo palabras, discurso  o algo parecido. Días y días de trabajo para la organización y  logística, para que Duarte rompiera todo, en un momento…Tiempo que estuvo en el recinto legislativo: Diez minutos…



Y después, el discurso faccioso. Interesante saber que durante éste, hubo fallas en la logística, desorganización y malestares… Hasta un video con sus logros fue “boicoteado” por su misma gente. Mil almas presenciaron la falta de audio del video que abría este majestuoso  2º Informe de Gobierno. Todos se preguntaban qué pasaba, mientras algunos corrían y otros, mostraban en  sus caras los colores  rojo y morado. Duarte de Ochoa, quien no se caracteriza por ser paciente, al tomar la palabra, quiso componer el tropiezo. Con este error, estamos seguros habrá renunciar inmediatas, fue el parteaguas del discurso  que presagió un mal augurio…



La revista Proceso, en su reciente publicación,  hace una crónica de este 2º Informe de Gobierno, titulado “El Informe de la Hipocresía”. Tajante, lanza un dardo envenenado a esta intocable administración. Reta este medio de comunicación  señalando a Javier Duarte de Ochoa como mentiroso y ocultar los graves problemas que enfrenta Veracruz. Pone como inicio, la enorme deuda pública que asfixia al estado y dar cifres alegres, para no evidenciar la quiebra en sus finanzas estatales… En pocas palabras, un Informe lleno de engaños…



Y compartimos esto. Creemos que a esta administración le daría dignidad decir la verdad. Cómo estamos, hacia dónde vamos y qué haremos. Sería ético hablar a los veracruzanos con franqueza y no decir mentiras “piadosas”. Los ciudadanos están preparados para escuchar la gravedad del asunto, pues lo ven, perciben y sufren cada día de los graves problemas que enfrenta este Gobierno perdido. No hay vuelta de hoja y se debe hacer algo por el estado.



Y durante las comparecencias, la verdad inteligentes lectores,  asistimos al principio, pero no soportamos escuchar tanta mentira. Perder nuestro tiempo al ver a funcionarios aleccionados para ocultar la parálisis en que se encuentra Veracruz. Y ver a diputados complacientes, con poco margen de creatividad para efectuar sus cuestionamientos y muchos de ellos, no se empapan en el tema y hacen preguntas superficiales. Quizá, pesan los compromisos o también,  el miedo a perder canonjías y la comodidad  como legislador…



Dos cuestionados secretarios comparecieron. Por un lado, Tomás Ruiz, titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación, además de Arturo Bermúdez Zurita. Secretario de Seguridad Pública. El dúo, con graves anomalías en su administración. Usted, inteligente lector preguntará si fueron cuestionados por los legisladores. La respuesta es: No… Que si mostraron algún logro o de interés, tampoco… Por eso y por muchas cosas más, asistir a las comparecencias de los titulares de despacho, es  perder el tiempo.



Dos años de este mal gobierno estatal. Perdido y maniatado por su inexperiencia y colusión sexenal. Y como cereza en el pastel, el Presidente Electo  Enrique Peña Nieto, le envía a Javier Duarte de Ochoa un mensaje preciso y contundente. Manda en su representación a Luis Enrique Miranda Nava, quien  está incorporado en el Gobierno de Transición, como Vicecoordinador Político. Es para acabar pronto, el menos, “menos” y “menos”… Tal vez, encargado de los asuntos sin importancia… Y uno de ellos: Javier Duarte…



Y peor, mientras el reinado de Javi Du se tambalea, le envían a un mensajero con enorme currículum de investigaciones ante la PGR…  Luis Enrique Miranda Nava fue investigado  por posible enriquecimiento ilícito, entre otros  “pecadillos”, durante el gobierno de Arturo Montiel, exgobernador del Estado de México, con quien colaboraba y este último,  tío de Enrique Peña Nieto…



Por parte del Gobierno de Felipe Calderón, enviaron a Juan Rafael Elvira Quezada, Secretario de Medio Ambiente, quien se ha caracterizado por ser uno de los funcionarios de menor popularidad de este Gobierno Federal… Lamentamos decirlo, pero a Duarte de Ochoa le queda muy bien la canción de una caricatura popular, en la cual cantaban “Nadie me quiere, todos me odian”…



Vergonzoso el dispendio de recursos para recibir a los gobernadores del Estado de México, Coahuila, Nuevo León, Hidalgo, Nayarit, Puebla, San Luis Potosí, Yucatán, Quintana Roo y los gobernadores electos de Chiapas Y Jalisco. Fue evidente la presencia de pocos mandatarios y nula asistencia de líderes sindicales nacionales… La razón, sólo el propio Duarte sabe…



Y en varios medios de comunicación se ha transmitido la entrevista  hecha a la madre de Javier Duarte, la señora Cecilia Ochoa viuda de Duarte, a quien se merece todo nuestro respeto… Lo que no estamos de acuerdo,  no ser válido, ni ético  usar la imagen y orgullo de la señora hacia su hijo, como estrategia de confiabilidad   para fomentar la credibilidad entre la ciudadanía veracruzana…



Increíble este 2º Informe de Gobierno… Por sus claroscuros y  mundos bizarros, Javier Duarte decepciona nuevamente. “Quizá”, no quiso leer el Informe que su servidora realizó  en la pasada entrega. “Quizá”, piensa que con mentir mantendrá la endeble calma en el estado. “Quizá”, al empleado de los veracruzanos le importa poco la crítica y que  lo desmientan…



Él es el Gobernador, lo demás, no importa…



Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com

Twitter:@cguerreromtz

No hay comentarios: