domingo, 24 de enero de 2016

OPINIÓN CIUDADANA

Sí que es extraño…

Por: Lic. Parra


La gasolina baja de precio, pero el dólar sube y se proyecta a una suerte jamás imaginada; encuentro en la charla con los jóvenes de veinte a veinticinco años el desconocimiento de lo significa una devaluación en nuestro país, que ya parecía regla general al momento del cambio de gobierno en aquellos sufridos años de 1988 y 1994 que son los que recuerdo.

No saben lo que literalmente era comer frijoles con tortilla y sopa con ese cuadrito que da el sabor a pollo, por supuesto sin pollo; cómo sólo se comía carne cada fin de semana.

Esas filas en el DIF para que a la gente se le diera una bolsa de leche en polvo, y ese cuadro de queso todo duro pero que sabía a gloria en los hogares mexicanos; cómo la canasta básica en realidad se volvía no solo básica sino cara al momento de intentar llenarla; los pactos económicos entre gobierno y empresarios ante la contienda económica.

En fin, recuerdo con mucha preocupación esa situación vivida en nuestro país y que padecimos los mexicanos, y sobre todo que fue la clase media la que pagó los platos rotos y errores del un mal gobierno.

Sin embargo, inicia la época de compaña electoral, inicia una nueva travesía que para muchos conciudadanos hoy es la oportunidad de cambio, para otros seguir en el mismo camino y para muchos otros la época de experimentar en un mundo por demás extraño pero al mismo tiempo conocido.

A la simple apreciación de la sociedad que ya no es ignorante, ni en la ley, ni el sistema político contemporáneo, creo y estoy convencido que no se le podrá engañar; no encuentro aún esas cosas que mucho me gustaría que informaran a la gente, como lo es: para qué sirve un diputado; qué es un diputado, cuál es su función, en qué nos ayuda y en qué nos beneficia.

Aún no encuentro a algunos de los actores políticos en escena explicándole a la gente porqué regalarles una despensa, porqué se les dan láminas, porqué se les lleva como borregos a los eventos populachos y más aún, porqué se avecina una crisis económica, y quién es el culpable de todo ello.

No menos importante es porqué a la población en general no se le explica que la tienda de la esquina o la panadería de media cuadra o el ganadero de seis cabezas de ganado, no puede poner su anuncio espectacular y a gran escala en las entradas y salidas de las ciudades; porqué ellos no pueden pagar una publicidad de ese rango y los políticos sí pueden; de dónde sale ese despilfarro económico que al término de la contienda va a la basura, porque muchas veces ni siquiera juntando el salario y prerrogativas obtenidas por el funcionario público a lo largo de su función, supera lo gastado en su campaña, esto es se hace un doble gasto. 

Sí que es extraño.

Será un evento sin precedentes en nuestro estado, donde la izquierda tendrá la mejor de las oportunidades de acuerdo a la equidad que siempre ha pugnado, ya que la dirección del estado presenta un descontento ante la sociedad veracruzana.

Pero más aún nos encontramos ante un evento político social que se le puso el mote de independientes: tres actores en una puesta escénica en la comparsa política.

Recordarán los oficiales el voto de castigo realizado en el distrito de Xalapa ante una nula campaña política del partido de oposición y que con sólo eso ganó la contienda; recordarán lo sucedido en el norte del país con el triunfo de un independiente, pero sobre todo entenderemos y diferenciaremos cuáles son los realmente nuevos y cuales están camuflageados, y qué será de aquellos que incursionan ante la monstruosidad hablando de política que representan otros.

Cómo enfrentará con todo el poderío el partido oficial esta afrenta política que le hacen su homólogos?, pues ahí está iniciando esta presentación que más parece un evento de quince años donde todo se empieza a preparar para ver quién baila con la quinceañera.

Lo único que queda es desearle suerte, no a los políticos, no a la esfera política electoral, sino a la ciudadanía veracruzana e invitarlos a ejercer ese derecho que se llama voto.     

No hay comentarios: