miércoles, 3 de febrero de 2016

Coatepec y la salvaguarda ambiental

Entre Columnas

Martín Quitano Martínez
mquim1962@hotmail.com

Estamos tan cerca del límite 
que puede que despertemos 
un día para darnos cuenta 
que ya no queda nada 
que salvar. 
Anónimo.

Vivimos una crisis ambiental global acentuada por la falta de voluntad de los gobiernos para aliviarla, en virtud del privilegio del que goza el poder económico sin control, repercutiendo negativamente en el medio ambiente en general pero peor aún en lugares que por disposición natural y legal merecen la mayor protección.

La falta de compromiso de los gobiernos para enfrentar el cambio climático y resguardar entornos naturales que son fuentes de contención natural y principalmente la colusión con intereses privados de crecimiento económico,  van dejando una huella planetaria de proporciones crecientes y difícilmente resarcible.

En México son múltiples las evidencias del deterioro natural provocadas por las corruptelas que privan en las gestiones de muchas de las actividades del “desarrollo nacional” pues el cálculo de la ganancia económica siempre está por encima de la protección ambiental, del cuidado de la vida natural, pues el interés de unos cuantos siempre está muy por encima del bienestar general.

Tajamar, en Cancún, Quintana Roo es una perla más de esa complicidad de intereses públicos y privados que han favorecido la destrucción de entornos naturales de resguardo ecológico. El ecocidio en 57 has. de manglar solo se explica con la complicidad de las administraciones públicas y la impunidad de la que gozan los “empresarios” que destruyeron una especie vegetal protegida, un espacio de resguardo vital para el ecosistema.

La capacidad de operación y compra de los desarrolladores de áreas preservadas es eficaz, obteniendo autorizaciones regularmente fuera de los marcos legales en las que se escudan para cambiar el uso del suelo o sobreponerse a tales limitaciones administrativas a partir de otorgar dádivas a funcionarios deshonestos, con lo que lastiman profundamente los planes de desarrollo y las leyes existentes, documentos que se vuelven nada ante la fuerza económica de quienes, sin más, son capaces de actuar fuera o en los límites de la legalidad.

Desde hace más de 15 años, la planeación urbana de la ciudad de Coatepec Veracruz ha sido marco para las autorizaciones del crecimiento urbano, definiendo espacios de vivienda, comerciales, industriales, de equipamiento, de amortiguamiento y de preservación ambiental, es el marco legal sobre el que se rige el comportamiento administrativo.

Han existido intentos por violentar este marco legal de planeación urbana y con pesar en algunos casos lo han logrado, sin embargo en lo sustantivo se ha conseguido contener gracias a la participación social comprometida que ha detenido las arbitrariedades de funcionarios y particulares que ahora vuelven a la carga.

La empresa CONSROFE pretende desarrollar un proyecto habitacional en un área establecida como de vocación ecológica productiva, amparada en una autorización otorgada por la Dirección de Obras Públicas Municipales al final del 2013, nula de origen pues hasta ahora este uso de suelo no ha sido modificado y dicha autoridad carece de facultades para modificar el uso del suelo establecido.

Más allá de las consideraciones legales, las tierras que buscan ser urbanizadas tienen un valor ecológico estratégico pues se constituyen en manantiales que abastecen de agua a 2 comunidades susceptibles de ser afectadas gravemente de darse tan ilegal y descabellado proyecto; la sobrevivencia misma de esas comunidades estaría en riesgo dado que sus provisiones hídricas serían dañadas.

Como en otros momentos de defensa de esas tierras y recursos ambientales, núcleos importantes de la sociedad coatepecana se han unido para dejar en claro su rechazo señalando las anomalías existentes y las repercusiones que acarrearía. El ayuntamiento coatepecano no puede ser omiso o corresponsable de garantizar la viabilidad de autorizaciones que se especula fueron dadas mediante contraprestaciones económicas y que ponen en jaque la vida misma de poblaciones enteras.

DE LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA
Como vamos, las pruebas de confianza deberían establecerse como obligatorias también para los políticos.  

No hay comentarios: