lunes, 28 de marzo de 2016

La Voz de la Región

Por Juan Osorio Flores

SAQUEO: Con el objeto de no entorpecer el análisis, se ha mantenido en reserva el gran saqueo que ha ido conociéndose del que fue objeto el Ayuntamiento de Coatepec a partir del 31 de diciembre de 2013 y hasta el mes de marzo de 2015 en que el ex presidente municipal Roberto Pérez Moreno encabezó el Gobierno Municipal y quien de manera vergonzosa fue retirado del cargo con todo el peso del aparato oficial.

Y sin embargo el parte final de los excesos cometidos por el desaforado presidente se conocerá. Por ejemplo, fue imposible que no saliera a la luz el inconsistente por 3.6 millones de pesos correspondiente a la Cuenta Pública 2014, mismo que documentalmente se trata de justificar y solventar y que quizá se logre, porque en el Órgano de Fiscalización Superior y sobre todo en el Congreso del Estado, ha quedado claro que todo es justificable, siempre y cuando desde Palacio de Gobierno se dicte la instrucción de 'no ha lugar'.

Sin embargo apenas estarán cumpliéndose las exigencias justificativas de la Cuenta Pública 2014, cuando la 2015 estará pronunciándose y en donde quienes saben del tema, dicen que el 'inconsistente' será más grande, y ahora con mayor duda, porque en teoría, Roberto Pérez Moreno y compañía solamente estuvieron 3 meses del 2015 al frente de la administración municipal, más otros meses en que hubo un interinato, siendo hasta el 24 de Julio de ese año en que el nuevo presidente Ricardo Palacios Torres rindió la protesta de Ley, encontrando de inicio una tesorería en números rojos, con deudas exorbitantes, con una nómina larguísima e injustificable que incluso otorgó el mote irónico al Palacio Municipal de "el Aeropuerto de Coatepec" y con un desorden administrativo que incluso hizo desistir al primer tesorero invitado por la nueva administración municipal.

Lo más chusco de esto, es que hoy, todavía hay seguidores del trístemente célebre 'Juanelo' que se llenan la boca advirtiendo que "Juanelo ya no tarda en regresar". 

CMAS COATEPEC: LIMPIEZA: Se dice que todo cambio es bueno, y la sangre nueva que está llegando a la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento de Coatepec es sinónimo de una sana renovación que da por concluida una etapa gris, más oscura, en donde al final no quedó claro al público qué es exactamente lo que se peleaba o cuál fue la razón de tanto sombrerazo en los meses de noviembre y diciembre pasados en que el entonces director se lanzó fuerte a defender "su cargo" bajo el argumento de que, en primer lugar 'estaba haciendo bien las cosas' y en segundo, 'se van a ir a pique muchos proyectos que ya traemos listos para ponerlos en práctica'.

Y es que por más razones que se expongan, la realidad cruda y hasta mala, es que un cargo de confianza es exactamente eso: un cargo de confianza, o sea que cuando el contratador simplemente considera que tal o cual, ya no es digno de su confianza, en ese momento el trabajo se terminó y es tiempo de emigrar.

Vaya, la CMAS Coatepec no es propiedad de nadie, por lo que nadie puede ni debe alegar que por estar haciendo bien su trabajo, que por cierto, es la obligación mínima, pues por eso no deben despedirlo.

Además, el cambio en la titularidad de la CMAS Coatepec, de donde desde el mes de diciembre se dio las gracias al entonces director Abner Noel Rivera Guevara para dar paso a una nueva etapa a cargo de Miguel Ángel Rodríguez Todd, dio un gran respiro a una serie de expresiones de inconformidad que se estaban dando por parte del personal, principalmente sindicalizado, pero también en algunos elementos de confianza.

La realidad es que el trabajo en la CMAS jamás se detuvo,  hoy continúa con toda normalidad y la llegada esta semana de Antonio Murrieta Cervantes a la Vocalía del Órgano de Gobierno, va conformando al nuevo equipo de trabajo, un equipo limpio y alejado de grillas.


¿ERES TÚ CARLOS?: El Distrito de Coatepec lleva ya un buen tiempo sin tener una real representación en el Congreso del Estado de Veracruz; primero el entonces diputado Roberto Pérez Moreno dejó la curul acéfala cuando ganó la elección a presidente municipal en Julio de 2013 y por ambición, boicoteó a su suplente Carolina Galván, a quien le impidió culminar el periodo constitucional, quedando vacía la oficina de Roberto Pérez Moreno desde Julio y hasta noviembre del mismo año de 2013 en que la nueva Legislatura asumió el cargo.

Y precisamente en ese noviembre llega a la curul como representante por el distrito de Coatepec el emilianozapatense Carlos Ernesto Hernández Hernández, quien durante el primer año de su gestión tuvo una representación y una presencia aceptable en los municipios "de este lado" del Distrito, que son Coatepec, Xico, Teocelo, Cosautlán, Ixhuacán y Ayahualulco.

Sin embargo el segundo año de gestión legislativa marcó un abandono, pues Carlos Ernesto simplemente dejó de aparecer en la vida política y social del Distrito, aunque con algunas audiencias en su oficina a favor de determinados grupos y líderes.

Pero el ocaso se dio iniciando el tercer año de gestión, en donde definitivamente Carlos Ernesto levantó sus canicas y se retiró del juego sin despedirse.

Para estos meses, primeros del 2016 y últimos de la gestión de Carlos Ernesto, la participación del diputado pareció estar más a favor de los intereses oscuros que rodearon a Coatepec que a favor de la legalidad, por ejemplo con su presencia el día que la seudo empresa "Servicios Verdes Integrales" representada por tres seudo empresarios creados a la sombra del propio Roberto Pérez Moreno, demandó el pago de 7 millones de pesos por el concepto de 'renta de camiones' al ayuntamiento de Coatepec, y en donde Carlos Ernesto, interrumpiendo la reunión que se llevaba a cabo entre autoridades municipales de Coatepec y el diputado Carlos Gabriel Fuentes Urrutia, llegó con todas las letras a pedirle al presidente municipal de Coatepec Ricardo Palacios Torres, "que por favor se les pague lo que se les debe", ignorando quizá, o quizá no, que la seudo empresa se encontraba jurídicamente en el concepto de "incumplimiento de contrato".

Pero nada cambió y a partir de ese día, Carlos Ernesto Hernández desapareció del mapa coatepecano y se sabe que sus baterías están totalmente enfocadas en retornar a la manipulación de los grupos priistas en Emiliano Zapata, asunto que de paso, se ve difícil pues los bonos de los Hernández en ese municipio han ido a la baja.

No hay comentarios: