miércoles, 6 de abril de 2016

La Voz de la Región


Editorial

El periodo electoral que ya inició en Veracruz presenta una gran ventaja y una gran desventaja. La desventaja es que el periodo de proselitismo es extraordinariamente corto. A diferencia de otros procesos, en esta ocasión la campaña para los candidatos a Gobernador sólo durará 60 días, mientras que los candidatos a diputados locales apenas cuentan con un mes para realizar el proselitismo que les coloque en las preferencias de las mayorías.

La campaña a Gobernador debe recorrer 212 ayuntamientos, lo que en teoría representa visitar 3 municipios y medio cada día. Por su parte los candidatos a diputados, que en mayoría buscan representar a 10 municipios en promedio, contarán con 3 días naturales para poder recorrer cada uno de los municipios de su Distrito.

Siguiendo esa lógica, serán los candidatos a diputados quienes tengan mayor oportunidad de estar frente a frente a sus electores, mientras que los candidatos a Gobenador tendrán que explotar de la mejor forma la promoción oficial a través de los medios masivos de comunicación, o sea la radio y la televisión.

En el mismo supuesto, deberán ser los candidatos a diputados quienes soporten la mayor responsabilidad de obtener votos, porque serán ellos los que más manos de carne y hueso puedan saludar.

En ese contexto, en el Distrito de Coatepec, Nora Angélica López Delgado, Esteban Acosta Lagunes, Jorge López Andrade, José Villegas López Héctor Quintanar y José Manuel Sánchez Martínez, ya están plenamente definidos por sus respectivos Partidos, y cada uno de ellos han asumido una estrategia que les permita llegar lo mejor posible ubicados al 3 de mayo, fecha en que arrancan sus 30 días de campaña abierta.

Cabe señalar que muy contrario a lo que se quiere extender como una verdad, los Partidos Políticos han ido perdiendo la capacidad de proponer e influir a la sociedad. Por el contrario, en mayoría, el elector razonado se inclina a votar por las personas, no por los Partidos.

Una prueba de lo anterior podría ser el fenómeno vivido en 2012 cuando se lanzó una terrible y nacional campaña de desprestigio en redes sociales contra el entonces candidato Enrique Peña Nieto, quien al final ganó la elección contra la candidata del PAN, no por misoginia ni por falta de capacidad de la candidata, sino porque el PAN venía de un Gobierno Federal fallido y harto manchado de sangre.

No se descarta que las redes sociales sirven como vertedero de una tóxica y mortal mezcla de venenos que buscan pulverizar a la figura gubernamental, cualquiera que sea la representatividad o nivel de Gobierno, pero pocos, muy pocos se atreven a abandonar la computadora, y en más de una ocasión hasta la clandestinidad, ya que ni siquiera se atreven a dar a conocer su real identidad, tan sólo para emitir un voto.

De ahí que por ejemplo 100 mil personas pueden emitir descalificaciones, críticas, agresiones verbales en contra de la política, inundando las redes sociales con sus "argumentos" que en sí constan de palabras soeces en mayoría,  pero el día de la elección correspondiente, apenas se suman 50 mil o menos votos en total. Este es el fenómeno del abstencionismo. De hecho en el grupo "crítico" y altamente operativo de las redes sociales, se encuentra la mayor parte de quienes al final no votan. 

Lo que quiere decir que los "activistas virtuales" se atreven a emitir su fallo contra el sistema a través de una red social, pero no se atreven a consumar su descontento en la forma legalmente conformada para ello: el sufragio.

Y esa es la ventaja: candidata, candidato, en sí, la persona que logre llegar al corazón del votante, es la que obtendrá el favor del voto, sin importancia determinante del Partido de donde provenga.

Los electores razonados, que ciertamente no son tantos en este momento, de ahí el alto nivel de abstencionismo, tienen que incrementarse. El trabajo de los candidatos deberá ser no vender un Partido Político, de esos que nadie compra. Por el contrario, el mejor producto que podrán vender será ellos mismos.

De hecho, el tiempo no les dará para más.

No hay comentarios: