viernes, 4 de noviembre de 2016

EN NUESTRA OPINIÓN


1.- Muy delicadas las situaciones que están viviendo gente cercana al ahora prófugo de la Justicia Javier Duarte de Ochoa; se ha logrado filtrar desde las más altas cúpulas, que hay una Orden de Presentación en contra de Vicente Benítez González, quien entre otras cosas, fue el hombre que fue detenido en el aeropuerto de Toluca Estado de México en Enero de 2012 con un maletín que contenía 25 millones de pesos en efectivo, presumiblemente destinados a financiar parte de la campaña del candidato a Presidente Enrique Peña Nieto.

Vicente Benítez González también fue el Oficial Mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) en el periodo de administración de Adolfo Mota Hernández, mismo periodo en donde presuntamente fueron desviados 6 mil millones de pesos.

Pero el caso Benítez no es único; se asevera, siempre en el carácter de extraoficial, que existen ya órdenes de aprehensión en contra de Astrid Elías Mansur, quien hasta hace semanas era la Directora del sistema Dif Estatal Veracruz y quien simplemente un día dejó de presentarse a su oficina, sin conocerse en este momento su paradero.

Otra orden de aprehensión pesaría sobre Gabriel Deantes Ramos, quien precisamente la tarde-noche del jueves de esta semana, llegó personalmente a la Contraloría General del Estado, oficinas ubicadas en pleno centro de Xalapa, sin que ninguna autoridad judicial o ministerial interviniera.

Otra orden se habría girado en contra de Tarek Abdalá Saad, quien fue funcionario de la Secretaría de Finanzas y Planeación, pero en este momento, al cumplir su periodo como Diputado Federal, pues el fuero le es más que propicio.

Y un caso como extraordinario, ya que no se le considera indiciada, aunque sí se consideraría clave en las investigaciones que realiza la PGR para localizar a Javier Duarte de Ochoa: se trata de Bety del Toro, la leal y permanente secretaria particular del entonces Gobernador, mujer de todas las confianzas del mandatario, y a quien, presuntamente, se le entregó un recurso que podría alcanzar los 600 millones de pesos, "para algún caso extremo", que en este caso, es la fuga y ocultamiento de quien fue el Gobernador de Veracruz.

Se establece que Bety del Toro triangula depósitos de dinero desde cualquier parte del país, hacia cualquier parte del país o del mundo, a cuentas especiales, de donde en algún sitio, un tercero o cuarto, retira y lo entrega posterior a Javier Duarte de Ochoa y familia.

Difícil pues lo que más que una realidad, parecería una novela de suspenso y traición.

No hay comentarios: