miércoles, 23 de noviembre de 2016

EN NUESTRA OPINIÓN


COATEPEC, IXHUACÁN Y BANDERILLA: EJEMPLOS A SEGUIR

1.- Quizá pocas personas lo reconozcan, pero hay autoridades municipales que muy a pesar de las gravísimas condiciones de crisis financiera en Veracruz, han movido cielo, mar y tierra para sostener el tren de operatividad en sus respectivos municipios, no escudándose en la carencia de recursos para simplemente desentenderse de sus responsabilidades.

Por ejemplo en la región, destacan Coatepec, la cabecera municipal, cuyo presidente es Ricardo Palacios Torres, que con sus casi 100 mil habitantes y un tren de servicios básicos extraordinariamente enorme, logró pasar lo más álgido de esta quiebra técnica del Estado sin que la mayoría de los habitantes lo notara.

Coatepec logró sostener el calendario normal de nóminas, el calendario de pagos a proveedores, la operatividad de servicios como limpia pública, parques y jardines y otros, incluyendo el avance de las Obras que se venían realizando sin detener ninguna de ellas.

El Palacio Municipal de Coatepec jamás se cerró so pretexto de la carencia de recursos, y jamás se suspendió la atención en ninguna de las direcciones y dependencias municipales ni se detuvo ningún trámite.

Caso semejante el Ayuntamiento de Ixhuacán de los Reyes, cuyo presidente Everardo Soto Matla, que a pesar de las mismas condiciones, sostuvo y mantuvo su tren de inversión pública, una serie de actvidades artísticas, culturales, deportivas, cívicas y de Obra Pública, que se operaron de manera normal y eficaz.

Igualmente el Ayuntamiento de Banderilla, presidido por Esteban Acosta Lagunes,que incluso se dio el lujo de que en plena crisis, prosiguió con entrega de cheques a escuelas, sociedades de padres de familia, organismos deportivos municipales y hasta el arranque de una obra de infraestructura escolar a culminarse antes que acabe diciembre.

Sobra decir que muy a pesar del nivel cero en materia de dispensación de sus recursos por parte de la Secretaría de Finanzas del Estado, Banderilla sostuvo su tren de nóminas y de operatividad municipal al nivel de "sin novedad" para la sociedad, no sólo de la cabecera municipal, sino de las congregaciones y comunidades del municipio.

Los hechos ahí están, y alguna voz crítica señalará o minimizará los esfuerzos, pero la realidad inobjetable es que mientras algunos ayuntamientos incluso recurrieron al cierre de sus Palacios Municipales y al despido indiscriminado de empleados, en los ejemplos aquí citados, la crisis, que sí existió y existe aún, casi fue imperceptible gracias a las estrategias y medidas seguidas por los alcaldes.

No hay comentarios: