lunes, 5 de diciembre de 2016

EN NUESTRA OPINIÓN



¿DE VERDAD LOS PRIISTAS NO SABÍAN QUE DUARTE ERA UN DELINCUENTE....O SE HACÍAN TONTOS?

1.- Para muchos veracruzanos el río de noticias que a diario se publican con nuevas tranzas de parte del Gobierno de Javier Duarte de Ochoa y cómplices, no son nada nuevo, pues el cúmulo de irregularidades, inconsistencias, abusos, excesos, y sobre todo, enriquecimientos inexplicables de funcionarios que en un año se convirtieron en millonarios, fueron notados, anotados y bien visibles por todo el mundo.

La noticia entonces no es "que Duarte y amigos son unas ratas", sino ¿en verdad los priistas no se daban cuenta que estaban siendo "gobernados" por un delincuente?.

¡Claro que se daban cuenta!.

Lo que pasa es que muchos de ellos (se reitera: MUCHOS) estaban siendo beneficiados de alguna forma del Sistema Oficial de Gobierno, entiéndase desde aquél pobre al que le daban trabajo y le pagaban lo que querían, hasta aquellos que fueron eternamente "comisionados" en distintas dependencias, cobrando como aviadores, hasta aquellos a los que les fue permitido meter la mano al cajón con los resultados que hoy todos tenemos a la vista.

La realidad es que Javier Duarte puede ser un delincuente (y lo es) pero él no actuó solo: un ejército de cómplices ejercieron junto a él, le defendieron, llegaron al grado de agredir, y quizá, solo quizá, hasta de causarle algún mal físico a algún crítico del "señor Gobernador", todo en el afán de "manifestar la lealtad que se le debe al señor Gobernador".

Y pues la mejor manifestación de la falta de verguenza, de cinismo, de descaro y de no saber siquiera qué es la dignidad: hoy muchos de esos priistas, se persignan, se muestran hipócritamente "sorprendidos", porque juran y perjuran ¡ que nunca se enteraron que Javier Duarte era un delincuente ! y hasta se atreven a pedir que Duarte sea crucificado, sea quemado en la hoguera, sea entregado con todo y zapatos al séptimo infierno.

Y el clímax de este tétrico teatro de humor negro: esos "priistas" que actúan así, piensan que Veracruz les cree. Piensan que los veracruzanos creen en sus caras de sorpresa. Piensan que los ciudadanos les creen cuando dicen que "ellos también están espantadísimos de tanta tranza". Esos priistas piensan que los ciudadanos son retrasados mentales y que por esa razón, ni siquiera se atreverán a cuestionarlos.

La realidad es que a este priismo, nadie, y se reitera: Nadie, le cree...

No hay comentarios: