miércoles, 18 de enero de 2017

INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO: EL OTRO CAMINO



Por: Hugo R. Fernández Campos

(Empresario coatepecano. Consultor. Articulista en temas de activación de la economía. Dirige su propio despacho de Consultoría en materia de finanzas gubernamentales. Premio Estatal como Promotor del Arte. Creó y dirige desde hace años, el espacio de Arte en Coatepec: Tachula, Arte y Sabor a tus Sentidos) 




"Nunca es tarde para ser feliz y productivo."

La sugerencia siempre seductora de contar con un trabajo para desempeñarlo durante 30 años fue una aspiración legítima cuando las Pensiones y Servicios de Salud del Estado eran compensatorias, dignas y suficientes. Además, tenían sentido si la esperanza de vida se encontraba en la década de los sesentas entre 65 y 75 años. 

Hoy en día, cuando la esperanza de vida se ubica entre 85 y 95 años aproximadamente y las pensiones se volvieron poco significativas por los innumerables costos de administración de las empresas, "AFORES", que jinetean el dinero de los pensionados y ante un Estado decidido a quebrar los servicios de salud para irlos privatizando, la vía de vivir o esperar los resultados de 30 años de servicio y entrar a la tercera edad con tranquilidad y paz, se torna cada vez más complicada. 

Hoy podemos ver a hombres y mujeres mayores a 60 años vigorosos y llenos de salud y energía, algunos han decidido iniciar un negocio o desarrollar actividades recreativas que los proyectan y mantienen felices. 

Sin embargo, hay una gran mayoría que inseguros por la edad o por trabas familiares no saben qué hacer y entran en un aburrimiento depresivo que no se merecen, pues han contribuido con su trabajo a la patria y ahora ellos tendrán que hacerse su propia circunstancia. 

El descubrimiento de los talentos o inteligencias es un acto que se nos revela en la vida cotidiana cuando hacemos lo que nos gusta: cocinar, hacer deporte, expresarnos sin pena en alguna manifestación artística u oficio, que quizás rompa con la imagen que nosotros o los demás tengan de nosotros mismos. 

Este ejercicio de descubrir nuestros talentos y actuar en aplicarlos para tratar de crear objetos o prestar un servicio, es el mismo al que nos enfrentamos cuando la vida nos exige independencia económica en la juventud. 

El descubrir qué sabemos hacer y qué nos gusta hacer, no es una epifanía, esto es, no es un rayo de luz que una mañana revele la actividad que te otorgue prosperidad y felicidad; es sin duda, una decisión de actuar sin miedo al ridículo y al fracaso, lo peor que puede pasar, es quedarte como estabas, con una diferencia, ahora ya tienes el conocimiento de lo que funciona o no. El conocimiento es un bien caro de adquirir. 

Iniciar un negocio con un capital semilla proveniente del financiamiento familiar o generado a través de un empleo, es importante pero no determinante, ya que la primera parte de la decisión de qué empresa poner, tiene que ver más con un ejercicio de planeación estratégica, que con dinero. Soñar en ser rico y famoso no es malo, la pregunta es: ¿cómo, cuándo y con qué?. Analizar los mercados y descubrir nichos de oportunidad no es fácil, pero es posible. Evaluar qué espacios vacíos dejan los grandes consorcios en la atención de las necesidades humanas, nos puede dar una idea de qué hacer con esas necesidades no atendidas. Revisar nuestro origen geográfico y social nos puede indicar y mostrar cómo ofertar un producto o servicio que tenga como valor la identidad de nuestra raíz; ello nos puede dar la ruta a seguir, ya que lo local tiene valor en lo global. 

Volver los ojos actividades productivas que a la familia la hayan mantenido a salvo económicamente, puede ser un camino para institucionalizar la empresa familiar y ayudar a dar el brinco esperado de fortuna. Es importante recordar que muchas de las empresas hoy mejor consolidadas, son resultado de tres o más generaciones.

Echemos un vistazo a nuestros talentos, habilidades e inteligencias, veamos y recordemos el lugar donde nacimos o el patrimonio productivo familiar, tomemos asesoría con consultores o empresas que incuben negocios, seguro ahí está la respuesta para innovar, emprender y ser feliz.

No hay comentarios: