sábado, 18 de febrero de 2017

HUGO FERNÁNDEZ: PROMOTOR DEL ARTE, ARTISTA, EMPRESARIO, ANALISTA...Y SER HUMANO


Hugo Fernández Campos es el gerente del concepto de gastronomía y Arte, "Tachula, Arte y Sabor a Tus Sentidos", en Coatepec; un afamado espacio en donde lo mismo se sirve la mejor comida de estricto arraigo veracruzano, que se escucha a las mejores voces, los mejores poetas y poetisas, espectáculos de danza, teatro guiñol, conferencias, y un universo de actividades culturales.

Hoy, Hugo Fernández Campos también está siendo incluida en la vida política de Coatepec, como potencial aspirante a la Presidencia Municipal.

Hugo Fernández, entre otras cosas es analista y articulista periodístico.

Una de sus recientes entregas es la siguiente: 


LA MERCADOTECNIA POLÍTICA


Hugo R. Fernández Campos



La competencia perfecta de los mercados de bienes y servicios supone información perfecta y reglas claras y homogéneas para todos los competidores. En estos mercados, los consumidores tienen la ventaja de elegir entre bienes sustitutos el que mejor satisfaga sus necesidades, de acuerdo a su restricción presupuestal, y en caso de no ser así tiene la libertad de cambiar por otro.


La información de los bienes y servicios que compiten llevan especificaciones de los contenidos, ingredientes y componentes con los que fueron diseñados o fabricados; ésta información varía en veracidad y abundancia de acuerdo a la legislación de cada país; se espera, entonces, que la información no sea falsa y que especifique si un producto es una medicina o no. En esta categoría se encuentran por ejemplo los productos milagro para adelgazar o rejuvenecer.


Las estrategias que entablan las empresas serias y responsables para que los clientes conozcan y compren sus bienes y servicios inician con una investigación y resultados para innovar y proponer mejores contenidos y después se les asigna una etiqueta, que incluye información y un diseño del nombre o concepto con el que se intenta posicionar favorablemente en el mercado.


En México, los procesos electorales están sustentados en un marco jurídico que regula la participación política de los ciudadanos. La participación se puede dar a través de partidos políticos o de manera individual, igual que en el mercado de bienes. Sin embargo, la regulación del contenido de las ofertas políticas aún es deficiente, falta hacer más transparente la capacidad y preparación de los participantes, dado que los procesos de propaganda encubren la incompetencia de esas ofertas a través de la manipulación mediática. El resultado salta a la vista en todo el mundo, analfabetas funcionales que sirven a los intereses de grupos de poder a quienes sólo les interesa la acumulación de dinero, dejando de lado el verdadero propósito de participación que es el ejercicio de servicio público.


La decisión de los electores no es con información perfecta; en muchos casos, los encargados de informar lo hacen perversamente mal; la decisión, cuando menos en México, está viciada por la urgente necesidad de comer cuando menos un día con un pago, dádiva o una despensa por voto. Esa elección queda secuestrada en una transacción que inicia y termina en ese momento; se vende el voto y se empeña el futuro sin reclamo a la oferta política, ya que la expectativa del elector se cumple simplemente con la recepción de una contraprestación equivocada.


No es el pago del voto por lo que las ofertas políticas participan; es porque están concursando por trabajar para la ciudadanía, en ocuparse de la administración pública. El voto se emite para que haya personas que se ocupen después de las puertas particulares a la calle del alumbrado público, la basura y la infraestructura vial, la seguridad, educación y salud pública. Sin embargo, ante la inutilidad de estos servidores públicos terminan los ciudadanos haciéndose cargo de estas actividades, a pesar de haber pagado los impuestos y contribuciones con los que ellos ganan un salario. 



Se avecinan elecciones: Habrá que decidir no vender el voto para no empeñar el futuro.

No hay comentarios: