jueves, 23 de mayo de 2019

REFLEXIONES: ¿MORENA PRETENDE COBRAR IMPUESTOS A CIUDADANOS BENEFICIADOS CON OBRA PÚBLICA?



Héctor Hernández Parra

Una noticia que escuché por la XEU de Veracruz recientemente en donde se entrevistó a un regidor en Poza Rica cuyo nombre es Aldo  Salvador Maldonado Macías, ( por ser de oposición tiene las comisiones de Turismo e Impulso a la juventud)  externó públicamente su inconformidad por un acuerdo tomado por el Consejo de Desarrollo Municipal de aquel rincón veracruzano y que habría sido propuesto por otro edil quien tiene las comisiones de Obras Públicas y que según el portal de transparencia es Don Félix Iván García Bustos, que atiende la Comisión de Obras Públicas, Gobernación, Participación Ciudadana y Vecinal así como la de Protección Civil. 

La presidencia municipal y la mayoría de los votos  en el cabildo son del mismo partido de quien dirige los destinos del país y del  gobierno del estado de Veracruz.

Dicho acuerdo pretende recaudar un impuesto a los ciudadanos que fuesen beneficiados por la generación de la obra pública, el 15 % del costo por la construcción de banquetas; por electrificación, introducción de drenaje el porcentaje sería del 10% y por la construcción de bardas y domos un 5%., en el caso de la construcción de dormitorios no existiría dicho impuesto. 

Estas ideas andan fosforeando las meninges de estos paladines del Bienestar tropical.

El regidor Maldonado se encuentra preocupado ya que tiene la inquietud y sospecha que algo anda mal, piensa que si el cabildo aplica la aplanadora, la ciudadanía que paga impuestos en Poza Rica recibiría una dosis desalentadora.

Es conveniente recordar que efectivamente las reglas de operación del uso de los fondos federales contemplan una aportación de los beneficiarios, pero si la prioridad de las acciones de obra pública se va a puntos de extrema pobreza y alta marginación resultaría que nuevamente los causantes fiscales más agraviados son quienes tendrán que recibir este golpe.

Evidentemente que el Consejo de desarrollo municipal está impedido para dictar acuerdos de tal naturaleza.

He aquí una muestra más, un problema para quienes busquen ser ediles en el futuro, para los estudiantes de Ciencias Políticas, para los que están haciendo algún posgrado en Administración Pública.

Qué opinará el diputado local por Coatepec si se presentara en nuestro municipio una situación similar?.

Tal vez la puñalada no se concrete de inmediato, pero se pueden hacer los ajustes correspondientes.

¿Será que la prioridad sigue siendo la pobreza’?

Decía Nino Canún ¿Pero y usted, que opina?

Correo electrónico: hectorhernandezparra77@gmail.com

Esperanzas y felicidad



Entre Columnas

Martín Quitano Martínez
mquim1962@hotmail.com
twitter: @mquim1962

Nunca perdáis 
el contacto con el suelo;
 porque solo así tendréis
 una idea aproximada
 de vuestra estatura
Antonio Machado


Se ha vuelto un lugar común decir, oír, ver, que cada día que pasa, nuestra vida cotidiana sufre transformaciones mayores, el miedo escala, las anécdotas de la violencia surgen por todas partes, México se ha teñido de rojo, de narraciones dolorosas, de una barbarie instalada sobre nuestras contradicciones sociales y económicas.

Nuestra nueva “normalidad” nos obliga a sobreponernos al desastre que vivimos, al dolor y la angustia de ser testigos de la descomposición social y política en que nuestra vida transcurre.

Avasallados por la inseguridad y el crimen, nos encontramos en un estado de indefensión de tal magnitud que no estamos seguros ni en nuestra casa; cuando la mala suerte nos toca, desaparecemos, porque en ocasiones ni siquiera somos un número más.

Pero México es claramente un país de paradojas, es surrealista e increíblemente contradictorio. Entre 156 países que mide la ONU para obtener un ranking mundial de la felicidad, el nuestro alcanza en 2019 el lugar 23, mejorando en un lugar su clasificación respecto del 2018; en los años anteriores obtuvo mejores lugares dentro de la clasificación mundial, incluido un lugar 15 en el año 2015.

Es claro que contra cualquier lectura racional respecto de la circunstancia nacional sobre nuestras tragedias, se entrega una percepción social de un país feliz, optimista, que deja en evidencia una coraza social muy dura, forjada en las esperanzas de que al final, todo podrá cambiar y mejorar.

Alejados de maniqueísmos políticos pero sin escatimar las expectativas nacidas del 1 de  julio del 2018, ojalá que la mejor ubicación en este año, respecto del año 2018, esté impulsada por la esperanza de cambio generada por la nueva administración federal. Porque es innegable que millones de mexicanos ampliaron sus expectativas de futuro, y pensaron que fuera de los hechos de gobiernos y sociedades marcadas por la corrupción, la arbitrariedad y la impunidad, habría senderos para construir un mejor país.

La apuesta política fue muy alta. La reivindicación discursiva se comprometió a desmontar los viejos usos y costumbres, a rehacer la vida pública y disminuir o erradicar los orígenes de la violencia misma. Apostó por tiempos de respuesta cortos, pues al tenor de la palabra se verían los hechos. Una apuesta alta que para su logro conlleva todo un protocolo de gestión, arropada en una visión de apertura y humildad para sumar e incluir.

Han transcurrido casi 6 meses del arribo al ejercicio público, de un gobierno emanado de esa apuesta por la transformación que dio esperanzas y que en muchos de sus planteamientos ahora genera dudas o desencanto. Un gobierno que parece que en lugar de sumar y multiplicar, prefiere dividir, enfrentar a la sociedad.

En todo el país, pero en particular en Veracruz, el ejercicio público que se requiere para edificar nuevas formas y comportamientos no puede basarse en posiciones reduccionistas de la realidad, no puede trabajarse a través de los ojos soberbios y obnubilados de los triunfadores electorales, como si ese peldaño obtenido fuera la meta. Se necesita algo más que la creencia de dogmas o de percepciones “únicas, novedosas e incuestionables”, formas de interpretar las necesidades administrativas y sociales.

Porque los problemas que encontraron al llegar siguen allí, y sería útil reconocerse en sus fortalezas y debilidades, pues ahora tienen la responsabilidad de marcar la diferencia y evitar cometer los mismos errores que tanto señalaron. Para ello es urgente no perder el piso y desechar la intolerancia y la cerrazón como premisa de trabajo. Ojalá tenga cabida la humildad para liberarse de prejuicios, de posiciones arrogantes que a veces solo buscan ocultar la incapacidad o la falta de experiencia.

Seamos un país feliz no solo con el imaginario de nuestra esperanza y optimismo, sino principalmente con una palpable realidad.

DE LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA
Realizar acciones contundentes ante el cambio climático es ya impostergable.

miércoles, 22 de mayo de 2019

“DEBO NO NIEGO; PAGO LO JUSTO”



Teresa Carbajal


Accidentes viales, deudas inesperadas


Son las 10 de la mañana, salgo de la privada para incorporarme a la avenida veinte de noviembre y frente a mí, el tráfico está detenido por un taxista que no se ha percatado del semáforo en verde… ¿la causa? Su vista, manos y pensamiento atienden el teléfono móvil.

Detrás de él los conductores suenan el claxon, ¡apúrate!, -le gritan- sólo por eso vuelve en sí, y toma nuevamente el volante, aunque con una mano y a media vista, pues no logra desconcentrarse del celular para atender el manejo del automóvil al cien por ciento.

Más adelante y esperando la flecha del semáforo para incorporarme en vuelta a la izquierda a la calle 5 de febrero, observo bajando de la avenida a una joven conductora esquivada por otro conductor que logró percatarse a tiempo que ella va hablando por celular, gracias a él (pues lleva atención plena al volante), se evitó una impacto de frente entre ambos coches. ¡Qué susto!

Y así, unas veces testigos y otras protagonistas de la mala combinación volante-celular transcurren nuestros días en el tráfico, mientras el uso del celular se  convierte en la primera causa de accidentes viales en nuestro país.

Los expertos en temas de seguridad vial, apuntan que contestar una llamada nos toma alrededor de 4 o 5 segundos, lo que a una velocidad de 80km/hr, equivale a tomar el riesgo de manejar 100 metros a ciegas. Pero si envías mensajes de texto, el riesgo de un accidente se incrementa porque la distracción se eleva a por lo menos 10 segundos de conducir a ciegas.

Quizá conocer estos parámetros puede persuadirnos de seguir haciendo caso omiso de las advertencias, (con y sin sanción) de soltar el móvil a la hora de manejar, llevarlo en un lugar seguro o fuera de nuestro alcance para no sucumbir a la ‘tentación’ de contestar de “rapidito” en el alto.

¿Qué puede pasar, qué cambia si contestas cuando hayas llegado a tu destino? ¿Es muy urgente?, entonces mejor detén la marcha, colócate en un lugar seguro y cuando ya estés listo vuelve a tu auto.

¿Aún no? Entonces pensemos no solo en daños materiales, los cuales de por sí ya acarrean grave perjuicio económico para el responsable (irresponsable) dado que en caso de no estar preparados pues se tendrá que recurrir al crédito y a endeudar a la familia, y ¡todo por no dejar el celular para después!

Aún mas grave y si resultado de esa distracción de consecuencias fatales, se pierde una vida, o algo que no pueda repararse con dinero… porque es cierto no solo como conductores cometemos el error, acaso no hemos sido también peatones imprudentes hablando por teléfono mientras cruzamos la calle sin ver si lo estamos haciendo de un modo seguro, o si el conductor ya registro visualmente nuestra presencia.

Imagínese la combinación conductor y peatón en el celular…


¡Pregunte 2281148502, es mejor tener dudas que deudas!

miércoles, 15 de mayo de 2019

Contra Soberbia, Humildad



Entre Columnas

Martín Quitano Martínez
mquim1962@hotmail.com
twitter: @mquim1962


Y la humildad política significa
aceptar que una de las partes
 no tiene todas las respuestas, 
reconociendo que el trabajo
en colaboración
 es el progreso, 
no traición.
*Vince Cable

Cierto que desde antes, pero con toda claridad desde hace 6 meses, Veracruz sigue atrapado en una lógica de permanente confrontación interinstitucional. Y la discusión no es si es verdad o mentira la información que se intercambian a bofetadas mediáticas sobre la inseguridad y la procuración de justicia, sino que detrás de los cuestionamientos a una fiscalía con problemas de credibilidad se descubre un gobierno estatal que encuentra en los señalamientos reiterados, una forma fácil de desmarcarse de sus responsabilidades, cancelando prácticamente cualquier nivel de urgente coordinación con ésta, para enfrentar las profundas debilidades de la seguridad en la entidad.

Al anterior escenario político, se suma otro problema de confrontación cotidiana, ubicado al interior de las dependencias y entidades del poder ejecutivo desde la llegada de los leales sexenales a los puestos de dirección y mando del servicio público. Hay una amplia percepción sobre las malas consideraciones y prejuicios de muchos de los que ahora gobiernan y administran la gestión estatal, lo que resulta en un desprecio permanente hacia lo anterior, señalando y sospechando de todo, desde lo alto de sus estaturas pseudo morales. La soberbia pareciera ser una característica que identifica al nuevo grupo gobernante.

La soberbia suele ser una mala compañera del trabajo en equipo, pues es muy mala consejera cuando se observa una grave fragilidad en el quehacer gubernamental a causa de una peligrosa combinación de inexperiencia, ignorancia y altanería. Las anécdotas van y vienen, y dejan la sensación de que es urgente modificar actitudes y reconocer que es necesario integrar, sumar el conocimiento y la voluntad del personal que ahora desprecian, pues de lo contrario, están quebrantando los principios mismos que discursivamente los hicieron llegar a donde están.

Es indispensable hacer realidad la humildad pregonada y la capacidad de mostrarse como representantes de todos; las posibilidades para mejores y más eficientes comportamientos que decían tener deben ser mostradas y con ello ser más que las palabras que se manifiesten en las arengas. El ejercicio político y administrativo ofrecido obliga a que en algún momento se haga un alto en el camino para que con razón y respeto se valore como está siendo el actuar.

Las esperanzas recogidas en las urnas, manifestación contundente de los agotamientos de formas y modelos administrativos y políticos que se basaron en la corrupción, la arbitrariedad, la impunidad y la ineficiencia, que socavaron los cimientos de las instituciones y pusieron en jaque la credibilidad del estado de derecho, deben ser atendidas y comprendidas como el respaldo por la transformación que nos es urgente y no como el cheque en blanco para establecer simulaciones que reediten aquello que tanto daño ha hecho.

La arrogancia y la prepotencia que en muchas dependencias queda manifiesta y peor aún la falta de voluntad para asumir que en los esfuerzos por cambiar nuestras condiciones se requiere que se muestren capacidades para dirigir las responsabilidades contraídas. Es urgente que los liderazgos que se deben de tener en los ejercicios públicos permitan clarificar la ruta y avanzar con la convocatoria de todos los involucrados, porque el primer semestre está por concluir y se requiere mucho más para mostrar que vamos por el camino correcto para la transformación ofrecida.

DE LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA

Aguas con el parteaguas en Veracruz, porque abriré el mar para descubrir a los que están conmigo o contra mí. Ya lo dije para todos, escucharon bien??

LAUDATO SI



REFLEXIONES



por Héctor Hernández Parra-


En referencia a una alocución de alabanza a Dios “Laudato Si, mi signore”, un canto dedicado al creador por el pobrecillo de Asís, calzado con huarachitos, el humilde fraile enfundado en un hábito de lana café con un cíngulo al cinto, el hermano Francisco, insignificante para todos nosotros, tal vez lo hemos considerado como un loco, por pensar en que todos somos hermanos y que en obediencia divina debamos arrepentirnos, amarnos, hacer nuestro trato con sumo respeto a los animales, a las plantas a la especie, al gua, al aire.

Con esa preocupación, el jefe máximo de la Iglesia Católica Luis Mario Bergoglio  sacerdote argentino  investido en la capilla Sixtina por sus hermanos como Su Santidad Francisco como lo han hecho sus antecesores, ha emitido un documento pontificio denominado Encíclica LAUDATO SI,  tomando como referente a San Francisco De Asís, con esta severa reflexión que busca ser una postura para sensibilizar a la humanidad  con respecto a los abismales cambios que sufrimos ya, quizá por la acelerada interacción de diversos factores que han incidido en el deterioro de las condiciones ambientales.

Los documentos papales, son aportaciones de los jerarcas católicos, de los papas y recogen la reflexión de innumerables científicos, filósofos, teólogos y organizaciones sociales que han enriquecido el pensamiento de la Iglesia.

En la encíclica se menciona a la cultura del descarte, donde ya estamos utilizando satisfactores desechables de uso y desecho, utensilios, alimentos y lo mas grave las relaciones humanas van perdiendo su valor ante la llegada de nuevas alternativas que gradualmente se posicionarán en los hábitos de uso y de consumo.

Nuevas conductas casi parecen justificar la generación de basura sin detenernos a meditar las consecuencias de llenar al planeta en un hábitat de desechos.

En días pasados hemos padecido una ola de calor sofocante, términos como “golpe de calor” se hacían extraños, vienen a nuestra mente aquellos años donde la época de calor formaba parte de un ciclo de la vida animal en cultivos y se ajustaba a una época del año limitada por la llegada  de las “aguas”, aquellas lluvias torrenciales necesarias en el campo, en la finca.

Actualmente la administración de las zonas donde el establecimiento de asentamientos humanos cobra vital importancia, como botón de muestra salta a la vista entre tantos indicadores la problemática en el abasto de agua de la Unidad Habitacional Casas Geo en las cercanías del Ingenio de Mahuxtlán, promovida indirectamente por el fidelato y sus corifeos.

La pérdida de la Biodiversidad en aquella zona donde hace unas décadas florecían cafetales de alta calidad, ahora son referencia de corrupción administrativa y técnica.

Sea esta una invitación a la lectura en cualquier medio de este documento, la Encíclica Laudato Si, se sorprenderá y le cambiará la óptica sobre la Biodiversidad.

Vaya pensando en algunas acciones para ahorra el agua, para evitar el desperdicio, reducir el uso de plásticos, separar la basura.

La problemática es tan severa como para dejarla en manos solo de las autoridades.

Correo electrónico hectorhernandezparra77@gmail.com

domingo, 12 de mayo de 2019

“DEBO NO NIEGO; PAGO LO JUSTO”



Lic. Teresa Carbajal

Cobro digital (CoDi)

En los últimos días hemos ido conociendo poco a poco los detalles de cómo va a operar la plataforma de cobro digital (CoDi) cuyo nombre de por sí nos remite a pensar en algo relacionado con la informática.

La explicación que nos dan noticias y portales como el Banco de México (Banxico), aclaran que se trata de una tecnología que posibilitará la realización de pago de servicios en segundos de una manera eficiente y segura; e incluso la realización de operaciones de compraventa de bienes.

Para su operación bastará el uso de un dispositivo móvil o celular y acceso a la red mundial internet, desde luego que el dispositivo móvil deberá tener en uso la aplicación respectiva de tu institución financiera.

El mecanismo de uso de CoDi, consistirá en que el vendedor de un bien o servicio enviará al comprador un mensaje de cobro que el comprador recibirá y en su caso aceptará, el resultado de la aceptación de un mensaje de cobro, será una transferencia bancaria, la que una vez completada concluirá con el aviso a ambos participantes de que la operación fue exitosa.

Esta forma de pago electrónico no tendrá costo, según se ha dicho, porque precisamente forma parte de la estrategia del sector bancos para reducir sus comisiones.

En efecto, dicho de esta manera su uso parece muy fácil, y una acertada estrategia para comenzar a disminuir en la población el uso de efectivo, no se diga, como solución al penoso trance de quedarse sin efectivo en el momento menos esperado, o bien para realizar una compra en una negociación que carezca de terminales para aceptar pago con tarjetas.

Como beneficios ya se vislumbran el ahorro de tiempo-dinero. Sin embargo, a partir del inicio formal del sistema, lo que se espera que ocurra para el mes de septiembre de este año, fecha en la que todos los bancos que operan en el país (51) deberán contar de manera obligatoria con esta tecnología, veremos –como siempre- la distancia a la que quede la realidad de la pretensión.

Es decir, si de acuerdo a las cifras que arrojó el pilotaje de CoDi según el Banco de México únicamente 3 de cada 100 transacciones se realizan mediante el sistema de pagos electrónicos (SPEI), y la mayor parte de las transacciones se llevan a cabo actualmente en efectivo, porque así lo elegimos los usuarios, pues nos da más confianza ir a ventanilla a realizar pagos y depósitos para ver el “papelito” impreso (aunque se borre después) y cerciorarnos que lo hicimos bien, y que el dinero se abonó a quien debía ser y que no hubo errores.

Y el gran trabajo que cuesta aun con el papelito hacer una aclaración o reclamo, ni qué decir del robo de identidad y demás fraudes…

‘De CoDi en adelante’ ya no tendremos miedo de que se pierda la cartera, ¡sino el celular! 


¡Pregunte 2281148502, es mejor tener dudas que deudas!
Visite  www.elbarzonrc.org Contacte elbarzonrc@yahoo.com.mx, O sígame en @terecarbajal 

miércoles, 8 de mayo de 2019

¡¡¡Esa juventud!!!

Entre Columnas



Martín Quitano Martínez
mquim1962@hotmail.com
twitter: @mquim1962


Juventud, ¿sabes que la tuya
 no es la primera generación
 que anhela
 una vida plena
 de belleza y libertad?

Albert Einstein 

“Juventud, divino tesoro”. “Quien es joven y no es revolucionario…”. “La juventud, levadura moral de los pueblos”. Frases e ideas como las anteriores y muchas más, dan muestra de la alta estima que se otorga a esta etapa de la vida humana, a veces idealizada como el ejemplo del ímpetu, de las iniciativas sociales, del empuje del cambio, con etapas de la historia donde los jóvenes han sido protagonistas que arrollaron, cuestionaron y de muchas maneras han apoyado los cambios mundiales. Tal vez las cosas se han modificado.

Los resultados que arroja la Encuesta Intergeneracional presentada por Tendencias Digitales para Grupo de Diarios América (GDA) con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) sin duda merecen ser vistos y analizados para orientar una reflexión respecto de los actuales jóvenes y sus creencias e incredulidades sobre instituciones y conceptos de una vida mexicana que pasa por un negro momento.

La encuesta considera dos cohortes generacionales identificados como: Generación Y y Generación Z. Los jóvenes de entre 24 a 36 denominados también millennials son incluidos en la Generación Y, mientras que la generación identificada como Z son individuos con 23 años y menos. En conjunto se trata de todos esos jóvenes que mayoritariamente se articulan en el mundo virtual, con un importante uso de redes sociales, noticias en internet, y que avanzan de manera sólida a las transacciones comerciales del mismo tipo.

Los datos que arroja la encuesta respecto de cómo evalúan la situación del país  muestra a jóvenes  millennials que consideran que la situación es muy mala 19.8% y mala 61.4%, mientras que la generación Z considera la situación muy mala en 13.8%  y  mala el 68.2%.

Respecto del uso de las fuerzas del estado para mantener el orden en caso de manifestaciones públicas se manejan con una aceptación muy baja para su aplicación en cualquier situación, millennials 8.4% y Z 9.3%, dependiendo de la situación 65% y 63%  y en ninguna situación 26.6% y 27.7% respectivamente, lo que deja en claro que no hay un rechazo total al uso de la fuerza, sino que se valora su pertinencia en ciertas circunstancias.

Sobre sus consideraciones ideológicas hablando en términos generales entre derecha e izquierda, los jóvenes responden donde se colocarían, resultando que en la Izquierda 7.7% de los millennials y el 7.3% de la Generación Z. Para la opción de la derecha, ambos se ubican en ese espectro con 3.4%, mientras que en el centro se ha ubicado el mayor porcentaje de los jóvenes con 33.2% y 41.5% sin considerar otros grupos ubicados en los intervalos entre centro izquierda y centro derecha.

En la encuesta queda expuesta la baja credibilidad que los jóvenes le otorgan a instituciones como el gobierno, la iglesia, los partidos políticos, el poder judicial y el poder legislativo. En los resultados de la encuesta también se registra que la familia es la institución con mayor credibilidad, lo que significa una fortaleza social a considerar.

Otros resultados arrojan la posición que los jóvenes asumen de temas como la falta de respeto de los derechos humanos que abrumadoramente consideran que existe, o su acuerdo casi unánime sobre la igualdad de oportunidades para todos, independientemente de raza, credo, orientación social, o etnia.  También expresan su coincidencia con respeto al matrimonio igualitario con todos los derechos, o su acuerdo mayoritario sobre la necesidad de que hombres y mujeres utilicen anticonceptivos.

Más del 90% de los jóvenes consideran negativos los niveles de inseguridad que existen en el país; poco más de la mitad de ambas generaciones consideran que el aborto debe permitirse en cualquier circunstancia: los millennials 51.7% y los Z 53.3%.

Entre los temas que más preocupan a ambas generaciones son la corrupción, los daños al medio ambiente, el que se violen los derechos humanos, el acoso sexual y la escasez de empleo.  Predomina una tendencia favorable para el uso de la marihuana para cualquier uso y solo para casos medicinales, ya que menos del 6% y 5% consideran que debe prohibirse.

Los resultados arrojan también una preeminencia de la heterosexualidad a la pregunta sobre su orientación sexual, representando para los millennials un 85.8% y para la generación Z el 80.2%. Se declaran homosexuales el 8.2% y el 6.4% respectivamente y bisexuales millennials  un 6% y 13.4% en el grupo de la generación Z.

Los valores también son medidos y encabezan para los millennials el respeto, la honestidad y la familia y la generación  Z el respeto, la honestidad y la libertad.

Muchos más datos se muestran en una encuesta que sin duda provocan una revisión con detenimiento por los datos que se revelan y por las implicaciones que tales envuelven. Resultados que pueden apuntalar investigaciones y la construcción de escenarios de futuro para apoyar el desarrollo de una juventud y una sociedad que se mueve de forma distinta a lo concebido en tiempos inmediatamente anteriores.

Entender y valorar estas nuevas formas de comportamiento, sus prioridades y preocupaciones, seguramente permitirán el establecimiento de mejores puentes de convivencia para la construcción de mejores diálogos y ejercicios.

En medio de las incredulidades públicas y de las golpeadas instituciones que aún perviven, sin duda se presentan esquemas de valores que se mueven, que mutan de acuerdo a intereses sociales nuevos o con distintas prioridades o perspectivas. Debemos imaginar que, pese a nuestras crisis y a lo negro y sangriento de nuestros panoramas, más allá de esas vivencias de intolerancia y agudización de la falta de civismo, aún tenemos mucho por construir.

DE LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA
Pareciera que el dolor de las madres de desaparecidos no es relevante para acallar las disputas de poder.