PROMO OLDIES

PROMO OLDIES

martes, 15 de mayo de 2018

¿Por qué la guerra sucia no hace efecto en AMLO?


Metapolítica
















por: Gregorio Jácome Moreno


Un buen número de mexicanos ya no cree en las propuestas de los candidatos de las coaliciones encabezadas por el PRI y el PAN, con justa razón debido a que durante los últimos 25 años sexenio a sexenio han prometido la transformación del país, y lo que ha caracterizado a sus gobiernos alternantes es la corrupción y la inseguridad. Por ello, con discurso insípido y a falta de propuestas se han dedicado a infundirle en la gente el discurso del miedo y contratado a consultores internacionales para orquestar la llamada guerra sucia en medios y en redes sociales en contra del candidato que va arriba en las encuestas Andrés Manuel López Obrador.

Pero, ¡oh paradoja! Se han encontrado que entre más guerra sucia le hacen a Amlo más crece en las preferencias del electorado y cada vez más gente lo espera en las plazas públicas del país, algo que no pueden presumir los demás candidatos cuyos eventos de proselitismo son habitualmente en espacios cerrados y con foros pequeños. ¿Qué es lo que ha sucedido?. De manera simplista podemos decir que la gente ya no se la cree, que ya despertó y que le apuesta toda costa al proyecto de nación de Andrés Manuel. Puede que sí, pero hay otros factores más prácticas que han inhibido la guerra sucia y la sin quererlo tal vez la han canalizado a favor del llamado Amlo.

1.- Los ataques se han enfocado hacia el personaje Andrés Manuel y no hacia el movimiento nacional, es decir, solo hacia la punta del iceberg, por eso ni siquiera se ha tambaleado un punto porcentual. Cabe recordar que el movimiento está integrado por académicos, estudiantes, maestros, líderes sindicales, organizaciones de la sociedad civil, obreros, campesinos, minorías étnicas, sexuales, y población con capacidades diferentes, además de empresarios, jubilados, amas de casa, líderes naturales y políticos de expresiones ideológicas afines al movimiento. Es decir, Amlo solo es la parte visible del movimiento, lo que hay detrás de él es la verdadera fortaleza del movimiento. 

2.- La guerra sucia se hace cada vez más burda y repetitiva que cansa, que si lo de Venezuela y que si los departamentos, que dé que vive, que el miedo. Nada ha funcionado. La mente de los orquestadores se seca y recibe una bofetada de agua fría cuando los cibernautas responden a los memes burlescos con el hastag  #Amlo2018.

3.- Se está realizando solo a nivel mediático y en redes, en la calle una mayoría de mexicanos ve como cada vez aumentan más los precios de las gasolinas, el gas y con ello todos los productos de la canasta básica, producto de las reformas aprobadas por el llamado PRIAN en ambas Cámaras. 

De tal forma que la guerra sucia se disuelve por sí misma. A falta de estrategia y de discurso, al PRI y al PAN, no les queda más recurso que utilizar los programas sociales para influir en la gente de escasos recursos que tiene acceso a ellos. También en el acarreo masivo a votar a través de la compra del sufragio, ahí es donde se fragmentara el voto entre estos partidos y Amlo permanecerá con una ventaja superior a los veinte puntos porcentuales para la noche del 1 de julio.

No hay comentarios: